Este año se cumplen 500 años de la muerte de Leonardo Da Vinci, uno de los científicos, inventores, y artistas más brillantes de la historia de la humanidad. A continuación, algunos inventos que se convirtieron en aportes invaluables para la civilización occidental.

Helicóptero o tornillo aéreo

Este invento fue creado cerca de 1490. Da Vinci lo ideó basándose en el funcionamiento de los tornillos, y con el paso del tiempo se convertiría en la idea troncal del helicóptero, vehículo que recién se comenzó a operar en la década de 1940.

Al igual que el tornillo aéreo, el Ornitóptero respondía a la obsesión de Da Vinci por conquistar los cielos. Su diseño está basado en la anatomía de los pájaros y actualmente es comparable con el ala delta. El sistema consistía en un hombre ubicado en el centro de la máquina que debía manejar las alas del artefacto con sus brazos.

Paracaídas

Si bien el paracaídas tal como lo conocemos hoy no es obra de Leonardo, su prototipo fue el puntapié para pensar el futuro del artefacto. El invento consistía en una base piramidal cuadrada con un lado y una altura de 7 metros. En el 2008, un paracaidista replicó el invento de Da Vinci con materiales de época y saltó desde 650 metros logrando un aterrizaje correcto. Sin embargo, destacó que volaba en dirección del viento y que era imposible dominarlo.

Ballesta gigante

Este invento responde a la faceta bélica de la era en que vivió Da Vinci, y a la necesidad de los estados por superar militarmente a sus oponentes y defender las ciudades. La ballesta gigante fue construida para el Duque Ludóvico de Milán. Estaba diseñada para arrojar grandes bolas de piedras. Su arco tenía una abertura de 24 metros y estaba montada sobre un tronco de 23 metros de largo y 1,2 de grosor. Tenía seis ruedas para ser trasladada.

Vehículo blindado

En sintonía con la ballesta gigante, el vehículo blindado de Da Vinci también fue construido para propósitos militares. Actualmente puede ser entendido con un antecesor rudimentario de los tanques contemporáneos. Fue creado para dispersar a los enemigos protegiendo la integridad de quienes lo operaran. Sin embargo, uno de sus grandes problemas es que no podía avanzar frontalmente, un detalle que, según los estudiosos, fue un autoboicot de su creador, dado que era profundamente pacifista.

Triple cañón

Otro de los inventos bélicos de Leonardo fue el triple cañón. Si bien se sabía de su existencia, este artefacto fue encontrado por un joven en 2011 en la fortaleza de Klicevica, Croacia. Se trata de una pieza de artillería móvil que Da Vinci desarrolló en 1480 para dotar a las tropas de mayor poder de fuego en la defensa de las ciudades y en los asedios. Los expertos afirman que es el único cañón del genio italiano que se mantiene en pie.

Reloj

Regresando a los inventos diseñados para facilitar la vida cotidiana, Leonardo ideó un reloj que, mediante dos mecanismos separados, reflejaba las horas y los minutos, así como las fases lunares. Esta creación sirvió para mejorar los futuros relojes, dado que su exactitud era más perfecta que la de sus pares de la época.

Robot

Aunque el concepto de robótica suene anacrónico al Renacimiento, la mente de Leonardo estaba muy adelantada a su época. De ahí que su idea de un autómata sea similar a lo que hoy día conocemos como robots. Da Vinci lo creó a partir una armadura medieval ítalo-germana. Los planos fueron hallados en la década del ’50 y, según ellos, el creador buscaba que su invención recreara movimientos humanos como sentarse, mover los brazos y mover la quijada, aunque no pudo concretar su deseo.

Grúas giratorias

Los bocetos de las grúas que Leonardo diseño fueron encontrados en una misma hoja. Eran dos artefactos pensados para trasladar cargas pesadas en el menor tiempo posible, y fueron fruto de la observación que Da Vinci hizo de las grúas de la ciudad de Florencia y de las obras en los edificios nuevos. La manivela de la grúa giratoria va unida a un engranaje provisto de un trinquete, que impide que el peso caiga durante el trabajo o que oscile demasiado. Una caja llena de piedras actúa como contrapeso adicional.

Mortero de 33 cañones

Tal vez sea el invento más agresivo jamás producido por Da Vinci. El mortero de 33 cañones surgió como respuesta a la necesidad de suplir la lenta carga de los cañones de la época. Leonardo dividió las armas en tres filas de 11 cada una. Todas estaban conectadas a una misma plataforma giratoria. Mientras una línea abría fuego, la segunda se enfriaba y la tercera era recargada. Esto permitía a las tropas tener poder de fuego constante sobre sus enemigos.

Equipo de buceo

Da Vinci diseñó el equipo de buceo durante su estadía en la ciudad de Venecia, influenciado por los canales que la atraviesan. Si bien parece tener una utilidad civil, el científico lo ideó para atacar naves enemigas de manera furtiva. Leonardo no llegó a difundir los detalles del traje dado que consideraba que en manos de las personas equivocadas, podía ser utilizado con fines maléficos. Estaba hecho de cuero y contaba con una bolsa que pasaba por encima de la cabeza del buceador

Catapulta

Da Vinci tomó la catapulta, un objeto militar que se utilizaba desde hace cientos de años, y la mejoró conforme su ingenio. La implementación de dos hojas a los costados del eje, atadas mediante cuerdas alrededor del eje, genera una gran tensión que cuando se libera (soltando la sujeción del trinquete acoplado al eje) proporciona la energía suficiente para impulsar al proyectil a grandes distancias, lo cual era muy útil en aquella época de guerras continuas. A su pesar, este modelo nunca llegó a desarrollarse.

Comentarios