En China, específicamente en la provincia de Yunnan, un hombre fue grabado por las cámaras de seguridad cuando abandonaba a su bebé recién nacida en un contenedor de basura. El hombre pensó que la pequeña había nacido con problemas de salud y que no sobreviviría.

El hecho ocurrió apenas dos horas después del parto y según la policía, los padres decidieron desechar a la bebé porque comenzó a ponerse morada y pensaron que se trataba de algo “incurable”.

La madre dio a luz prematuramente a los 8 meses y durante su gestación no había visitado a los médicos y se quejaba de dolores de estómago.

Afortunadamente la niña fue rescatada por una mujer que la llevó a un hospital y luego fue trasladada a un orfanato.

Comentarios