El procurador general de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, aseguró que los casos de abusos en el fútbol argentino  tratan de la «red de pedofilia más grande del país, en el sentido de que hay una enorme cantidad de casos individuales», aunque aclaró que la investigación «no da indicios de que exista una organización para poder realizar estos actos».

El funcionario ratificó que el proceso para recopilar información y elevar el expediente a un juicio contra los imputados puede extenderse hasta dos años.

«Es probable que estemos en menos de ese tiempo, porque en sólo dos semanas la fiscalía ha conseguido un avance muy importante; pero la resolución de las pruebas, suelen ser muy complejas en este tipo de casos, que fueron creciendo mucho en el último año y medio», explicó Conte Grand en una entrevista con radio La Red.

Con relación a los detenidos, el empresario Juan Manuel Díaz Vallone, el relacionista público Leonardo Cohen Arazi, el árbitro Martín Bustos (también su abogado, Carlos Tomás Beldi), Alejandro Dal Cin y Silvio Fleyta, detalló que «hay indicios de que se conocían entre ellos por las pruebas que hemos conseguido; es una vinculación en torno a las redes sociales y no algo que los conecte en una conducción u organización determinada».

Según la investigación, los abusos se daban a cambio de dinero, ropa y pasajes para ir a ver a sus familias al interior, entre otros elementos. Luego de la difusión pública de estas prácticas, la ONG Ayuda a Víctimas de Violación (A.VI.VI) denunció otros tres casos de abusos en la pensión de River Plate, en base a la declaración de una médica que trabajó en el club de Núñez durante varios años.

Comentarios