El proceso, conocido como el traspaso de la clave para la firma de la llave de la zona raíz (KSK) está programado para el próximo 11 de octubre y, aunque ICANN espera que genere problemas menores, admite que “un pequeño porcentaje de usuarios” podría experimentar fallos cuando navegue por Internet.

Actualmente, algunos resolutores recursivos que validan las Extensiones de Seguridad del Sistema de Nombres de Dominio (DNSSEC) no están bien configurados, lo que significa que la incidencia podría afectar hasta a un tercio de los internautas del mundo.

Comentarios