Un paciente que está internado en el hospital Nicolás Avellaneda contrajo matrimonio por Iglesia con quien fue su compañera por más de 20 años, como parte del proyecto «una terapia humanizada» que promueve el ministerio de Salud de la provincia.

El mal momento de salud que atraviesa Juan Molina, el paciente internado, no impidió que pudiera casarse por iglesia con Adriana, su pareja desde hace 23 años con quien tiene cinco hijos

«La ceremonia fue muy emotiva», contó el jefe de la Terapia Intensiva del hospital,Ricardo Gallo, quien explicó que «ellos ya estaban casados por civil y requirieron un párroco para la bendición de esta unión».

El profesional explicó que «esto forma parte de nuestra filosofía de construir día a día una terapia humanizada y por eso cumplimos con el pedido de nuestro paciente para formalizar su unión mediante una ceremonia religiosa».

Los médicos que trabajan en la sala de terapia intensiva del hospital Nicolás Avellaneda fueron los testigos de la ceremonia, a la que asistieron familiares de los novios, precisó el ministerio de Salud de la provincia.

Molina explicó que «nos casamos por civil hace muchos años, pero ahora sentimos la necesidad de unirnos por iglesia y por suerte pudimos hacerlo pese a mi estado de salud».

Actualmente, Juan se encuentra en una habitación y se espera que siga con una buena evolución. «Mis tíos y los médicos de la terapia fueron nuestros testigos. Todo pasó cuando estaba mal pero aun así nos casamos por iglesia»,  dijo el flamante esposo con una sonrisa.

Comentarios