El informe realizado por la Universidad de Avellaneda revela que la Argentina se coloca en el cuarto lugar dentro de los países con mayor inflación del mundo. Sólo es superada por Venezuela, Sudán del Sur y Sudán.

El ranking se elaboró considerando el reciente valor presentado por el INDEC a raíz del 31% acumulado en los últimos doce meses. Además, si solo mencionamos a países de la región, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) lleva acumulado un 19,6%, cifra que triplica Uruguay.

Venezuela es un caso particular. Refleja un valor de inflación de 10667% en un año, liderando el listado a nivel global. Por otra parte, Congo y Siria se colocan por detrás de la Argentina con valores del 30% y 27% respectivamente.

El informe de la UNDAV también indica como, en el transcurso del año, fueron aumentando considerablemente productos de la canasta familiar como polvo para flan (46%), pan francés (40%) o los fideos secos ( 38%).

Por otro lado, cuando se analiza la variación del salario mínimo desde diciembre de 2015, el deterioro real de ingresos a raíz de la inflación llega a casi 8 puntos porcentuales: “El único precio que sube a menor ritmo es el salario, deteriorándose el poder adquisitivo en general con el consecuente impacto en el mercado interno, principal componente de la demanda agregada”, destaca el informe de la UNDAV.

Algunos factores esenciales que potencian la inflación son el aumento de tarifas de transporte, luz, prepagas y próximamente la suba del gas. Esto impacta directamente a la pérdida del poder adquisitivo mencionado.

Por el lado de la inflación “Núcleo” lleva nueve meses continuos de aceleración acumulando un 29% interanual. Esto se vuelca a la tendencia negativa y profundiza los malos pronósticos.

El estudio también remarcó que en julio, la inflación mayorista presentó un alza del 4,7%, en tanto que los componentes importados presentaron una suba del 5,7% (a pesar de no haber sufrido una devaluación).

Respecto a las ventas minoristas, los especialistas pronostican una meta inflacionaria de entre el 32% y un 35% a fin de año, lejos de lo propuesto por el gobierno a principios de 2018 cuando se estimaba un 15% anual.

Según lo detallado por UNDAV: “En los 32 meses transcurridos desde el cambio de régimen gubernamental se registró una inflación acumulada del 120,9%, que se contrasta con la de los 32 meses previo, a diciembre de 2015, ya que estos últimos habían verificado una suba levemente superior al 103%”.

Comentarios