Una familia grabó el momento en que escapan de las llamas, que hasta el momento han consumido más de 8 mil hectáreas en California y que obligó a las autoridades a evacuar a unas 30 mil personas. Solo en las últimas horas, el voraz incendio ha arrasado casas, edificios públicos, iglesias y escuelas en la localidad de Paradise.

Las imágenes son estremecedoras y parecen sacadas de una película de terror. “Me siento vulnerable al publicar esto, pero creo que debo hacerlo”, escribió en Facebook el autor del video, Brynn Parrott Chatfield, un vecino de Paradise que huía del fuego en su auto junto a su familia.

“Mi ciudad natal está en llamas. Mi familia ha sido evacuada y está a salvo. No todos mis amigos están a salvo. Es muy surrealista. Las cosas siempre acaban saliendo bien, pero lo desconocido da un poco de miedo”, escribió.

El fuego, bautizado Camp Fire, se inició el jueves y se propaga a gran velocidad impulsado por la sequedad del terreno y los fuertes vientos que soplan en el área.

Por el momento no se tiene constancia de ningún fallecido, pero sí que hay varios desaparecidos y múltiples personas han sufrido quemaduras de gravedad.

A lo largo del jueves fueron evacuados los pequeños pueblos de Pulga, Magalia y Concow, en el condado de Butte, además de la población de Paradise, de unos 26 000 habitantes, y las zonas rurales de Butte Creek Canyon y Butte Valley.

A primera hora del viernes las autoridades locales emitieron órdenes de desalojo para partes de la ciudad de Chico, de 90 000 habitantes y hacia donde avanzan las llamas.

La zona afectada se encuentra a 140 kilómetros de distancia de la capital del California, Sacramento, y a unos 280 kilómetros del área de la Bahía de San Francisco, hasta donde llega el humo del fuego, según pudo comprobar Efe.

Un funcionario del Ayuntamiento de Paradise Scott Lotter, que evacuó la localidad junto a su familia, declaró al diario The Sacramento Bee que “el pueblo entero está en llamas” y describió un escenario de “horror y caos” con las carreteras se encontraban colapsadas por el tráfico y los autos abandonados.

El gobernador en funciones de California, Gavin Newsom, solicitó al Gobierno federal una declaración presidencial de emergencia que desbloquearía recursos físicos y financieros adicionales para la zona afectada.

Los incendios de gravedad en California son cada vez más frecuentes y violentos, tal y como demuestra que, de acuerdo al registro oficial que se remonta hasta 1932, cuatro de los cinco fuegos más destructivos de la historia del estado se han dado en los últimos seis años.

En septiembre, los bomberos dieron por controlado el incendio Mendocino Complex, activo desde julio y considerado el fuego más grande de los documentados en la historia de California.

Comentarios