El pájaro agita sus alas y advierte su presencia frente al avance de la máquina. La escena fue captada por Chacarero TV, de Canal Rural.

Un productor que estaba sembrando maíz se encontró con un nido de teros, con la hembra empollando. Inmediatamente levantó la máquina para evitar destruir el nido y los huevos, o incluso dañar al propio pájaro.

El video es conmovedor y revela no solo el cuidado del productor por la preservación de la vida silvestre: también muestra en vivo y en directo el extraordinario instinto materno (y paterno) del tero, que no se mueve del lugar ni ante la amenaza inminente.

Es más: se levanta, abre sus alas y despliega los espolones, listo para atacar al “enemigo”, aunque nada pueda hacer.

Cuando el peligro pasa, inmediatamente vuelve a cubrir los huevos para seguir empollando.

La incubación del tero dura 26 días, durante los cuales siempre hay uno de los padres, o algún “familiar”, que hace la tarea.

Comentarios