No es infrecuente que, en lo mejor de una travesía en bicicleta, la cadena falle: ya sea por falta de lubricación, porque se salió del piñón, por estiramiento o porque se deforma. O bien porque -en el peor de los casos- uno de los eslabones se suelta o se corta.

Decidida a ponerle fin a estos problemas, la firma danesa CeramicSpeed desarrolló -en conjunto con el Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Colorado- una bicicleta a la que calificaron como la “más eficiente del mundo”.

El prototipo “Driven” funciona a partir de un sistema de transmisión de energía que no requiere de cadenas. Con esta propuesta se alzó con uno de los premios otorgados en el marco del Eurobike Award de este año con Driven, un concepto de transmisión de energía que desarrolló junto con el departamento de ingeniería mecánica de la Universidad de Colorado.

El sistema de CeramicSpeed está conectado por un eje de fibra de carbono que gira 90 grados con respecto a la rueda trasera y los pedales. En cada extremo del eje hay 21 pequeñas  piezas cerámicas de baja fricción que transfieren la energía generada por el pedaleo del conductor a través de un eje y hacia el piñón trasero.

Según explican sus creadores, “CeramicSpeed ha logrado un tren motriz de múltiples velocidades y que alcanza una eficiencia del 99 %. Al mismo tiempo logramos eliminar un objeto tan obsoleto como la cadena, que suele estirarse y desgastarse, sobre todo cuando el ciclista cambia permanentemente de velocidad”. Esto significa que casi nada de la potencia generada por las piernas de un ciclista se pierde.

La compañía considera que esta nueva tecnología podría aplicarse a pistas, el triatlón y las bicicletas eléctricas.

El prototipo contiene 13 velocidades, pero sus creadores aseguran que se podrían agregar más engranajes fácilmente. CeramicSpeed exhibió la invención en la feria Eurobike en Alemania, entre el 8 y el 10 de julio, mientras sus inventores tramitan la patente y realizan nuevas pruebas.

Comentarios