Un verdadero sismo. Así podría resumirse la elección que realizó este domingo el polémico candidato del Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro. Muy por encima de las proyecciones que habían hecho las principales encuestas, el ultraderechista, misógino y racista aspirante a la presidencia de Brasil obtuvo un contundente triunfo este domingo en las urnas.

Escrutado el 97,77 por ciento de los votos, Bolsonaro recortó su victoria que había comenzado con el 49% de los votos a 46,43%, mientras que bien atrás quedó Fernando Haddad, con el 28,73%. No obstante, si bien la ventaja que consigue el ex capital del Ejército brasileño es abrumadora frente a su principal rival de la izquierda, no le alcanzó para ganar en primera vuelta.

En Brasil, se necesita el 50% +1 para ser presidente. El balotaje entre el polémico candidato, que suscitó una movilización histórica la semana pasada por el movimiento de mujeres a causa de sus brutales dichos, quedó al borde de ser el próximo presidente del país vecino.

La segunda vuelta se disputará entre Bolsonaro y Hadad, delfín Lula, el 28 de octubre, mientras que el 1 de enero asumirá el nuevo presidente.

Haddad fue designado candidato del PT en reemplazo del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien no pudo postularse por estar detenido tras ser condenado a 12 años de prisión acusado de corrupción.

En cuarto lugar quedó Geraldo Alckmin, del Partido Socialdemócrata Brasileño con el 4,79% de los votos una vez escrutados 92.328.685 sufragios, el equivalente al 72 % del padrón de estas elecciones, a las que fueron convocados más de 147 millones de brasileños.

El gran dilema ahora es ver si Haddad podrá conseguir la adhesión de la gran mayoría del resto de los partidos.

Comentarios