El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, le pidió a sus ministros que adopten «medidas necesarias» para combatir los incendios en la región de la Amazonía.

«Determino a todos los ministros del Estado que adopten, en el ámbito de sus competencias, medidas necesarias para combatir los focos de incendio en la región de la Amazonía para la preservación y la defensa de la selva amazónica, patrimonio nacional», expresó el mandatario a través de un escrito publicado por el Despacho presidencial.

El jefe de Estado también le ordenó al ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, recopilar datos sobre los incendios. De acuerdo a Veja, el Gobierno en realidad busca alimentar la versión de que «hay poco fuego» y «mucho sensacionalismo» en el caso.

Por su parte, el ministro de la Presidencia de Brasil, Onyx Lorenzoni, dijo este jueves que los países europeos que han manifestado preocupación por la multiplicación de los incendios forestales en la Amazonía aprovechan el discurso ambientalista para justificar nuevas restricciones comerciales contra el país.

«No podemos ser ingenuos. Los europeos aprovechan el asunto del medioambiente para imponer barreras al crecimiento y al comercio brasileño de bienes y servicios», aseguró Lorenzoni, uno de los principales portavoces del Gabinete del presidente brasileño, en declaraciones a periodistas.

El ministro de la Presidencia aseguró que esa estrategia fue usada en el pasado cada vez que la Unión Europea quiso justificar barreras a productos brasileños.

Agregó que los países que han manifestado preocupación con los incendios lo hacen con base en datos no oficiales y exagerados.

«Realmente hay deforestación, pero no en los niveles y los índices que están diciendo. Además, no podemos olvidarnos que en los años 1980, 1990 y 2000 la fiebre aftosa fue usada como mecanismo proteccionista para frenar las exportaciones brasileñas de carne y granos», dijo.

Lorenzoni agregó que el Gobierno brasileño se esfuerza por cuidar del medioambiente y que todos los organismos encargados de fiscalizar la deforestación están cumpliendo su papel. «No hay ningún país en el mundo con la cobertura vegetal y forestal que tiene Brasil», dijo.

El ministro defendió la política ambiental brasileña poco después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, calificara como «crisis internacional» los incendios que arrasan múltiples áreas de la Amazonía y adelantara que el asunto será abordado en la Cumbre que tendrá esta semana en Biarritz el G7, grupo que reúne a las mayores potencias mundiales.

«Nuestra casa arde. Literalmente. El Amazonas, el pulmón de nuestro planeta que produce el 20 % de nuestro oxígeno está ardiendo. Es una crisis internacional. Miembros del G7, nos vemos en dos días para hablar de esta urgencia», escribió el presidente francés en su cuenta de Twitter.

Comentarios