No fue gratis para el oficialismo. Cambiemos logró bloquear nuevamente en la Cámara de Diputados 29 proyectos opositores contra el tarifazo en los servicios públicos esenciales. Pero no pudo silenciar los reclamos de toda la oposición parlamentaria que a lo largo de casi siete horas cargaron contra la política tarifaria del Gobierno que “favorece las fabulosas ganancias de las empresas energéticas” conducidas por “amigos del Presidente” y que “asfixia a la mayoría de los hogares, pymes, cooperativas, empresas recuperadas y las economías regionales”, según expresaron en diferentes discursos.

También rechazaron la idea del Ejecutivo de buscar “cargar el costo fiscal sobre provincias y municipios”. La estrategia oficialista alcanzó para dilatar el debate de las tarifas en el Congreso -al tiempo que el propio Mauricio Macri ratificaba el tarifazo (ver página 7)– pero no para quebrar la resistencia que unifica a todo el arco opositor en este tema. Incluso, debió volver a postergarse la sesión ordinaria que se haría a posteriori, en la que Cambiemos se proponía avanzar con la agenda legislativa de la Casa Rosada.

La jornada comenzó complicada para el oficialismo. Cambiemos decidió bajar resignado al recinto –porque la oposición había reunido el quórum para sesionar– pero no para dar el debate sino para bloquearlo. Para ello echaron mano al argumento reglamentario de la necesidad de contar con dos tercios de los presentes para tratar las iniciativas opositoras. La sesión arrancó apenas 18 minutos después de 11 de la mañana con 190 diputados en sus bancas, 137 de los cuales pertenecían a los bloques opositores.

Durante más de media hora, el debate giró alrededor de la interpretación reglamentaria. La massista Graciela Camaño cuestionó el pase a las comisiones que realiza el presidente de la Cámara, el macrista Emilio Monzó. El jefe del interbloque oficialista, el radical Mario Negri, justificó el rechazo del tratamiento de los proyectos porque no cuentan con dictámenes de comisión y hasta intentó jactarse –sin suerte– de adjudicar al oficialismo el quórum para sesionar.

El macrista Luciano Laspina se comprometió a convocar para la semana próxima a la comisión de Presupuesto, donde el oficialismo bloqueó el tratamiento del dictamen que avaló el grueso de la oposición en el plenario del martes de las comisiones de Obras Públicas y Defensa del Consumidor.

La iniciativa presentada por los dialoguistas de Argentina Federal (AF) y el Frente Renovador (FR) propone declarar la “emergencia tarifaria” y retrotraer las facturas a noviembre de 2017 y congelarlas por un año. También que los futuros aumentos para los hogares “no excedan el coeficiente de variación salarial” acumulado tres meses antes de la última variación tarifaria. Mientras que para las micro, pymes, cooperativas de trabajo y fábricas y empresas recuperadas, la actualización de las tarifas no deberá exceder el índice de precio al mayor publicado por el Indec.

El jefe del bloque del Frente para la Victoria (FpV-PJ), Agustín Rossi, reclamó que el oficialismo “no aborte el debate” porque “el pueblo quiere saber qué piensa el Congreso sobre lo que pasa en la mesa de los argentinos”. Su par del interbloque AF, el salteño Pablo Kosiner, se sumó al reclamo y defendió la insistencia opositora para abrir el debate sobre las tarifas.

Monzó decretó un cuarto intermedio y llamó a los presidentes de los bloques a una reunión para “ordenar el debate”. La intención del oficialismo era terminar rápido con los reclamos opositores y abrir la sesión especial que habían convocado con la “reforma del mercado de capitales” como aspiración central del Gobierno. El acuerdo fue darle 5 minutos a autor de cada uno de los 29 proyectos opositores. Ya de regreso en el recinto, Monzó quiso acotar aun más los tiempos y propuso que la habilitación de sus tratamientos fuera en una sola votación conjunta, que Cambiemos obviamente bloquearía. Rossi se negó terminantemente, por lo que Monzó se resignó a que el oficialismo tuviera que rechazar el tratamiento uno por uno en una votación nominal. Es decir, la oposición ganó todas las votaciones por mayoría simple pero sin conseguir los dos tercios necesarios para el tratamiento sobre tablas.

Reclamos
Ante la imposibilidad de argumentar cada proyecto en los escasos cinco minutos que les concedían, cada expositor optó por esbozar las iniciativas y cargar contra la política tarifaria del gobierno y la actitud del bloque oficialista de frenar el debate en el Congreso. “El Presidente dice que no puede hacer magia, y les pide a las familias que hagan magia para pagar las tarifas y a las pymes para mantener la sustentabilidad”, dijo Diego Bossio (AF), el primero en tomar la palabra. Reclamó que el Gobierno respete el fallo de la Corte Suprema que reclamó “razonabilidad” en las tarifas y sostuvo que “no le tenemos miedo a la palabra subsidios que son una herramienta económica”.

La votación para habilitar el debate del proyecto opositor fue de 132 votos a favor y 106 en contra del oficialismo, pero sin alcanzar los 159 necesarios (dos tercios) de 239 diputados presentes. Una votación que se reiteró (votos más o menos) otras 28 veces a lo largo de la tarde.

La compañera de bloque de Bossio, la entrerriana Mayda Cresto, reclamó la tarifa diferenciada para su provincia que nunca se le otorgó tras la construcción de la represa de Salto Grande, que contribuye con casi el 10 por ciento de producción de energía del país.

Graciela Camaño cargo contra el “Señor Shell” (como se refirió al ministro de Energía, Juan José Aranguren) y “la caterva de funcionarios en organismos de control que son ex Ceos de las empresas de energía”. “El problema es que ustedes tiene el huevo de serpiente en Balcarce 50”, le disparó al oficialismo.

“El Gobierno se burla de las mayorías populares y maniobra para no resolver la situación de las familias trabajadoras que no pueden pagar las tarifas”, dijo Nicolás del Caño (FIT) y reclamó una auditoria sobre las cuentas de las empresas de servicios privatizadas para saber “qué hicieron con los millonarios subsidios” y el costo real de la energía. “Las tarifas subieron mil por ciento y los salarios perdieron la mitad de su poder adquisitivo. ¿De qué gradualismo hablan? El Gobierno ha llevado a las familias a una situación de imposible incumplimiento”, sumó Silvia Horne, del Movimiento Evita. “Dejense de esconder en la pesada herencia. Ustedes realizaron los fenomenales tarifazos sistematizados que favorece a los sectores mas concentrados de la economía y le meten la mano en el bolsillo a la gente”, soltó Victoria Donda, de Libres del Sur, al oficialismo.

“Esto es parte de la infamia y la estafa electoral. Macri negó los aumentos, dijo que era parte de la campaña del miedo y ahora aplica un tarifazo que llega 1600 por ciento, que justifican con más engaños y mentiras”, lanzó Axel Kicillof (FpV-PJ). “Dijeron que había crisis energética –continuó– y ahora hay menos producción de petróleo, mas importaciones y menos inversiones”. “Ahora llaman a la gente a pagar con alegría con la puesta en escena de pagar el gas en cuotas y con intereses y la gobernadora (María Eugenia) Vidal dice que baja impuestos que no cobraba y litigaba en la justicia”, sostuvo el ex ministro de Economía y cargo contra los “familiares y amigos de Macri y la runfla gobernante” que cada vez “se hacen mas ricos y la gente mas pobre”.

El neuquino Mario Ciampini (FpV-PJ) se refirió al “spot publicitario de Macri” en Vaca Muerta: “el relato se separa cada vez más de la realidad y el presidente se separa cada vez más de la sociedad. Para justificar la ganancia de los empresarios Macri le declara la batalla a la sociedad”, señaló. “La política pública energética ha sido privatizada. Hay que rectificar, porque es un tema de soberanía nacional e interés de las mayorías”, dijo el socialista santafesino Luis Contigiani y las críticas continuaron.

La sesión mantuvo en vilo a la bancada oficialista que se aferró a sus bancas en silencio para bloquear en cada votación las iniciativas opositoras. Una situación extenuante que lo obligó a postergar nuevamente la sesión ordinaria con la que pensaban continuar la jornada.

La batalla por tarifas tendrá el miércoles próximo un nuevo escenario: la comisión de Presupuesto donde se pondrá en disputa la voluntad opositora de llevar al recinto el proyecto común contra el tarifazo y el esfuerzo oficialista por terminar de bloquearlo.

Comentarios