Este martes en la Sala de Juicios Orales, Penales y Correccionales del edificio de Tribunales en la ciudad de San Miguel de Tucumán, comenzó el juicio por el asesinaro de Paulina Lebbos, la joven estudiante de Ciencias de la Comunicación, quien desapareció el 26 de febrero de 2006, y el 11 de marzo del mismo año, fue encontrada sin vida en la ruta 341, camino a Raco.

El juicio oral y público tiene un imputado por privación legítima de la libertad seguida de homicidio y varios ex funcionarios de la administración de José Alperovich acusados de encubrimiento. La audiencia demorará, por lo menos, seis meses, según prevén en el sistema judicial. Para esta instancia han sido incluidos alrededor de 270 testigos.

«Nosotros solo garantizamos las cuestiones estructurales, la seguridad de los jueces y de la gente que está acreditada, todo el proceso del juicio no está entre nuestras funciones», comentó Daniel Posse, presidente de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán. «Va a ser un juicio largo por el número de testigos, pero también dependerá de lo que suceda dentro del proceso», comentó el funcionario judicial.

Entre los numerosos testigos, figuran Virginia Mercado, amiga de Paulina; César Soto, ex pareja; Gustavo “El Gordo” González, líder de la barrabrava de Atlético Tucumán; Juan Cruzado, el remisero que dijo haber llevado a la joven asesinada; Gabriel Alperovich, hijo del ex gobernador; y Sergio Kaleñuk, hijo del ex secretario privado del ex titular del Poder Ejecutivo, entre otros. El actual senador nacional; el ministro Público Fiscal, Edmundo Jiménez; y los fiscales Alejandro Noguera Adriana Reynoso Cuello pueden declarar por escrito. También aparece Beatriz Rojkés, ex senadora.

Comentarios