El periodista Mauro Federico aseguró en la pantalla de Crónica HD que el hombre a cargo de la iniciativa es el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

“Hay personajes falsos o ficticios en las redes sociales que intervienen de forma fraudulenta y trabajan para desprestigiar a aquellos que se oponen o tienen miradas críticas al gobierno de Mauricio Macri, explicó Federico al presentar el tema. Desde el programa se buscó el respaldo de diversas fuentes del oficialismo y la oposición que corroboraron los datos que se presentaron al aire.

Concretamente, se identificaron unos 7.500 usuarios que llevan adelante 1 millón de interacciones diarias. A nivel presupuestario, el gobierno destinaría más de 205 millones de pesos al año en intentar controlar la conversación en las redes sociales. Allí se anotan algunas cuentas conocidas para la mayoría de los usuarios y periodistas que navegan por dichos canales de comunicación, apuntadas como difusoras de las diversas campañas de difamación y ataques contra la oposición.

Se destaca en el informe que “se coordina el horario exacto para buscar que los algoritmos de la red social noten el impacto del movimiento. Desde ahí se levanta en algún medio oficialista, que lo avala y sirve como nueva plataforma de difusión”.

“El troll – center de Cambiemos lo comanda el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña – puntualizó-. Encabeza cuatro de las estructuras creadas cuando se encontraban en plena campaña electoral, en ese momento financiadas con dinero de la campaña, pero que hoy se financian con dinero del Estado”.
Informe crítico

Desde la oficina local de Amnistía Internacional pusieron también el foco sobre los ciber ataques a la oposición.

En un reporte difundido en marzo sobre la persecución a quienes piensan distinto del gobierno nacional, relevaron el accionar de las “patotas” virtuales dedicada a difundir información falsa de las personas públicas que emitieran cualquier tipo de opinión o acción contra Cambiemos.

Así, se repasan como ante cada denuncia de periodistas sobre casos de corrupción en el Ejecutivo nacional, o incluso durante medidas de fuerza gremiales, desde las redes se apuntó a comunicadores y dirigentes para lanzar acusaciones y difundir información generalmente falsa. Hugo Alconada Mon, de La Nación, Edi Zunino (Noticias), María O´Donnell (radio con Vos), Reynaldo SietecaseRomina Manguel, Marcelo Longobardi (radio Mitre), entre muchos otros fueron víctimas de este tipo de operaciones, destinadas a disciplinarlos y evitar que se difundan sus cuestionamientos.

Amnistía destacó que los ataques “son coordinados y buscan inhibir la expresión de perspectivas plurales y limitar la circulación de opiniones diversas sobre temas cardinales del espacio público”.

Pese al crítico reporte, la organización reconoció, tras mantener diversos contactos con el gobierno nacional, que el accionar de las cuentas inventadas en las redes sociales “no tiene necesariamente una coordinación ni ligazón directa con el gobierno argentino”.

 

Comentarios