Ana Carla Isa Beddur

Un buen ambiente de trabajo produce más satisfacción y bienestar que la categoría laboral o el sueldo. Los maltratadores laborales pueden ser sutiles o directos, pero siempre son egoístas, bastante envidiosos, inseguros en el fondo a pesar de apariencias de suficiencia, y poco dados a la compasión o a sentirse culpables.

«Hablar sobre las relaciones tóxicas en el trabajo puede sonar a tópico o, simplemente, a repetir referencias manidas que otros cuentan. Pero hay una realidad en la que día a día conviven millones de trabajadores que asumen como parte de su trabajo aceptar unos tipos de relación nocivas para su salud e, incluso, para su productividad.

Algunas de las claves para detectar a un compañero tóxico es saber que suelen ser «ariscos, cortantes, hostiles, criticones, persecutorios, pasivo-agresivos, invasivos o competitivos». En el otro lado está el ‘jefe’ cuya toxicidad viene marcada por un carácter en el que Intransigente, hipercrítico Irritable, faltón, Inseguro, contradictorio, envidioso, pasivo-agresivo, insensible y explotador, invasivo o dependiente

Reconocer y comprender la toxicidad otorga la capacidad de desarrollar estrategias eficaces para repeler las interacciones tóxicas en el futuro.

Algunas señales de un mal ambiente laboral son:

  • Te sientes desmotivado, ya que por diversas razones te has ido decepcionando poco a poco de ese lugar que parecía ser el ideal.
  • Te limitas a realizar tu trabajo y no sientes deseos de dar más. Sabes que podrías hacer las cosas mejor, pero simplemente sientes que no vale la pena el esfuerzo.
  • Te cuesta demasiado levantarte de la cama en las mañanas, y una vez llegas a tu lugar de trabajo no paras de mirar el reloj cada 15 minutos, deseando que llegue la hora de salida.
  • Te sientes cansado la mayor parte del tiempo, incluso cuando has dormido las horas suficientes. Llegas tarde al trabajo y eres uno de los primeros en salir.

ESTRATEGIAS PARA SUPERAR UN AMBIENTE LABORAL TÓXICO

  1. MANTENER UNA ACTITUD ÍNTEGRA.
  2. Ser un modelo de los comportamientos.
  3. Construir y mantener nuestra reputación.
  4. Hacer un buen trabajo.
  5. NO HACER PROPIO EL COMPORTAMIENTO INCORRECTO DE LOS DEMÁS.
  6. No personalizar la situación.
  7. No justificar comportamientos tóxicos por la situación.
  8. No aceptar que un ambiente tóxico de trabajo es normal o inevitable.
  9. APRENDER DE LA EXPERIENCIA.
  10. Tomar nota de los comportamientos de liderazgo que queremos reproducir y de  los que no queremos imitar.
  11. Observar el efecto de un entorno tóxico en nuestros compañeros y en la calidad de su trabajo.
  12. Planificar nuestro futuro como líderes con metas más positivas.
Comentarios