La Armada de Venezuela “interceptó” el sábado un barco que exploraba petróleo contratado por Exxon Mobil en la plataforma continental de Guyana, dijo en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores guyanés.

Una serie de descubrimientos de petróleo en alta mar en los últimos años ha dado a Guyana el potencial para convertirse en uno de los mayores productores de América Latina. En Venezuela, la producción de crudo ha caído a sus niveles más bajos en casi 70 años en medio de una grave crisis económica.

El buque Ramform Tethys, que pertenece a la empresa noruega Petroleum Geo-Services (PGS) y realizaba inspección sísmica a nombre de Exxon, detuvo el trabajo de exploración y se dirigió hacia el este después de que el buque venezolano lo “abordara”, dijo el portavoz de PGS, Bard Stenberg.

Exxon dijo en un comunicado que las operaciones sísmicas en el Bloque Stabroek, bajo licencia del gobierno guyanés y en “la zona económica exclusiva de Guyana”, se paralizaron “hasta que se puedan continuar de manera segura”.

El Ministerio agregó que informaría del incidente a Naciones Unidas y que enviaría una “comunicación formal” a Venezuela. Dijo que está en proceso de informar a los diversos gobiernos de los 70 miembros de la tripulación del barco, de bandera de Bahamas, sobre “la amenaza a su seguridad”. El Ministerio de Comunicación e Información de Venezuela no respondió de inmediato a un pedido de comentarios.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha criticado la decisión de Guyana de permitir la exploración petrolera en las aguas costeras de la región de Esequibo, una zona selvática casi despoblada que Venezuela reclama como suyo.

Guyana dice que Caracas acordó renunciar al Esequibo luego de una decisión dictada por un tribunal internacional en 1899, pero Venezuela luego dio marcha atrás y calificó la decisión de injusta. La disputa se intensificó en los últimos años, ya que Exxon anunció el descubrimiento de más de 4.000 millones de barriles de petróleo en la costa de Guyana, una nación de habla inglesa de 750.000 habitantes y sin antecedentes de producción de petróleo.

El incidente ocurrió menos de un día después de que el gobierno del presidente, David Granger, perdiera en el Parlamento un voto de confianza, allanando el camino para las elecciones en tres meses.

Comentarios