La Municipalidad iniciará las obras hoy un proceso de transformación para sumar nuevas semipeatonales. La primera intervención se hará en 25 de Mayo, desde San Martín a Mendoza, y luego se continuará por esa misma arteria hasta calle Santiago del Estero. Posteriormente, se ensancharán las veredas de 9 de Julio, entre 24 de Septiembre y San Lorenzo, y de San Martín, entre 25 de Mayo y Salta. Cada cuadra, según detallaron funcionarios municipales, llevará unos 10 días de trabajo. En ningún caso se cortará el tránsito, aunque sí se colocarán vallas para delimitar el lugar de circulación de los vehículos (sólo habrá lugar para un auto).

La nueva semipeatonal será diferente a sus antecesoras de Buenos Aires primera cuadra y de Mendoza al 800. El ensanche de 2,5 metros estará definido físicamente por pintura pavimental, maceteros y una hilera de pilones de hormigón armado ubicados a lo largo de toda la intervención. Fuentes municipales aclararon que se harán dársenas para que los taxis, autos particulares y camiones puedan bajar pasajeros o mercadería, respectivamente. Las paradas de taxis que estaban en esa calle desaparecerán, ya que -aseguraron fuentes oficiales- no estaban autorizadas.

“En la planificación de una ciudad las cosas deben hacerse de manera progresiva. Estamos en un momento económico difícil y por ello decidimos encarar la obra así. Por nueve cuadras se gastarán unos 10 millones de pesos. Si la hiciéramos como en Mendoza al 800, por ejemplo, gastaríamos unos 120 millones. La prioridad es darle espacio al peatón, como ya lo dijo el intendente, Germán Alfaro”, detalló Luis Lobo Chaklián, subsecretario de Planificación Urbana de la ciudad.

Por otra parte, comentó que avanzar sobre 9 de Julio es otra manera de respetar y proteger el casco fundacional, consolidar el paseo histórico, restringiendo el tránsito vehicular y darle mas posibilidades al peatón. “La obra también va a dinamizar la actividad comercial. Y desalentará el tránsito vehicular. De todas formas, hay que pensar que la ciudad es de todos, que no hay ninguna obra que va en contra de nadie. Es para beneficio de todos. Tenemos que adecuarnos a las exigencias que plantea la ciudad”, agregó el funcionario.

Por más ventas

“¿Cortarán la calle?” Es lo primero que preguntaron los comerciantes de las cuadras afectadas cuando se les consultó qué opinan sobre la nueva semipeatonal. Luego confesaron que no saben casi nada de la obra, pero que creen que se beneficiarán a mediano plazo. “Si la gente puede caminar tranquila, pasear, se incrementará el tiempo de permanencia y nos comprarán más”, opinó Leandro Cáceres, encargado de un local de ropa de calle 25 de Mayo. La mayoría se mostró de acuerdo con que se le dé prioridad al peatón, pero coincidieron en que el tránsito será un caos, que a los tucumanos les costará adecuarse al cambio.

Para Raúl Fioretti, el titular de la Cámara de Comercio, la medida será beneficiosa. “El proceso de peatonalización que se hizo en Buenos Aires, en calles como Esmeralda, Maipú, Suipacha, Reconquista, favoreció el comercio. Es tendencia peatonalizar los microcentros. Y ya tenemos ejemplos positivos en Tucumán, como la Mendoza al 800 y en la Buenos Aires primera cuadra. Antes se las utilizaba poco. Vemos positivamente la intervención, y mucho más si no cortan el tránsito”, opinó.

Pensando a futuro y sin saber cuáles son las calles en las que se ensancharán las veredas, Fioretti señaló una cuadra que se debería revivir: la Mendoza al 400.

Comentarios