Alberto Fernández indicó que la cuarentena de los argentinos que provengan de los países de riesgo será obligatoria. «La persona que cumple la cuarentena de catorce días tiene la obligación de recluirse en soledad en su casa. Eso no es voluntario, no es una recomendación. Si no lo cumple, estará incurriendo en un delito, que es poner en riesgo la salud pública».

Sobre los vuelos provenientes de Italia, epicentro europeo de contagio del nuevo coronavirus, el Presidente dijo que «frente a Italia que ha dispuesto cerrar fronteras» y «no va a dejar entrar y salir a italianos», la Argentina «debería suspender el trato con ese país por este tiempo».

«Evaluamos si suspendemos la entrada de personas desde Italia por el coronavirus. Ayer lo discutimos y lo vamos a resolver en los próximos días», indicó Fernández.

En sintonía con esto, el Gobierno analiza la suspensión de los espectáculos públicos.

Asimismo, sobre la aparición de nuevos casos en el país que ya suman 19 casos y una muerte, el primer mandatario dijo que «no era esperable que el problema se desate en una Buenos Aires con 30 grados de calor».