El dirigente peronista presentó su renuncia como interventor de la Caja Popular de Ahorros (CPA) y pidió ante el Concejo Deliberante capitalino reasumir su banca.

Cortalezzi había sido electo en 2015, pero permanecía de licencia para estar al frente de la CPA. Fue reemplazado durante estos dos años por Graciela Suárez de Cano, que lo secundaba en la lista del acople oficialista “Frente Provincial”. Al ente crediticio había llegado en 2012, en medio de un cruento conflicto entre el Gobierno y la Asociación Bancaria.

Este es el primer cambio de relevancia que se concreta durante la gestión de Juan Manzur y se espera que continue con una serie de cambios en el Ejecutivo provincial tras las elecciones. Durante la tarde, el gobernador aclaró que aún no definió al reemplazante de Cortalezzi y destacó que José Gandur, secretario administrativo y contable del Siprosa, es uno de los nombres que baraja. La entidad quedó a cargo del ministro de Economía, Eduardo Garvich, de manera provisoria.

“Creo que cumplí con la tarea que me han encomendado, de hacer crecer la Caja en lo económico, pero fundamentalmente de estar al lado de la sociedad. Me voy conforme, pero triste porque dejo muchos amigos. Pero así es la política… me toca volver al Concejo”, reflexionó Cortalezzi.

“Estoy en el proyecto político del gobernador Manzur y así como hubo la necesidad de que venga para la Caja en algún momento, el gobernador entiende (que será útil allí) y el proyecto me lleva al Concejo. Fui electo con la mayor cantidad de votos del peronismo de la capital. Voy a cumplir, estaré haciendo política más cerca de los vecinos”, adelantó.

También se refirió a la posibilidad de ser el Presidente del Concejo Deliberante de la capital: «Tengo una muy buena relación con todos los concejales. Si me proponen, seguramente voy a aceptar» y añadió: «no tengo ni una buena ni una mala relación con Alfaro. Considero que es un dirigente importante, hay que acompañarlo para que haga una buena gestión, siempre y cuando las intenciones y el trabajo sean para beneficiar a los vecinos. Jamás pondré piedras en la rueda. Trabajaré con diálogo, con todos los concejales y la Municipalidad para que los vecinos puedan ver los frutos. Los vecinos no toleran que los políticos peleen y olviden sus necesidades».

“Los números indican que hicimos una buena tarea en lo financiero y económico y una mejor en lo social. Hay sectores que quizás no valoran un pasaje al Garraham, una silla de ruedas o asistencia para los inundados. Pero para quienes los reciben es muy importante”, destacó el ahora ex interventor.

Comentarios