“Tenemos varios aspectos que nos quitan competitividad a los productores de granos de Tucumán y zonas aledañas. Retenciones, alta presión impositiva y costos por las nubes diría que son los tres principales factores que nos complican, y demasiado”, resumió Osvaldo Alfredo Martín, apenas comenzó a dialogar con LA GACETA Rural estrenando su cargo como nuevo presidente de Apronor (Asociación de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte Argentino).

– ¿La pérdida de competitividad les hace daño?

– Sí, y mucho. En primer lugar tenemos las retenciones, que en un esquema normal de política agropecuaria no deberían existir. Con un precio, para la soja, de U$S 230/ton, las retenciones nos destruyen. Después, tenemos la alta presión impositiva vigente. Las economías regionales, como nos sucede en el NOA, tenemos distintos costos, rindes y producción que la denominada “zona núcleo” argentina, por ejemplo. Pero todos los productores de granos pagamos las mismas retenciones, y eso no es justo. Por eso, considero que en el NOA los productores deberíamos ser considerados como integrantes de una Economía Regional. Así, podríamos acceder a los beneficios crediticios que se anunciaron días pasados, pero nosotros quedamos afuera. No podemos pagar la misma retención.

– La falta de financiamiento accesible es otro problema.

– Nos faltan créditos con tasas de interés accesibles. Las tasas del Banco Nación Argentina (BNA) son casi las mismas que las de los bancos privados. ¿Quién entiende esto? Por ejemplo: el BNA nos cobra el 45% con un límite de operación de hasta $ 2 millones, y nos fija un plazo de dos o tres días para sacarlo del banco, porque es el plazo que duran las ofertas. Esto es impracticable. Y el financiamiento es menos accesible, aún, cuando hablamos de entregar cheques. Hoy, las PyME del agro, ni nadie, acceden a ese apalancamiento financiero.

– Y la Provincia de Tucumán suma más trabas a las nacionales.

– Efectivamente. No existe manera que nos otorguen un crédito flexible, accesible, pagable, barato, de promoción. Es muy difícil ser productor de granos en el NOA. Y más aún serlo en Tucumán, porque tenemos Ingresos Brutos (IB), la mayoría de las rutas deterioradas o rotas y un mal manejo de las cuencas hídricas, que deterioran campos y caminos. Tenemos una política agropecuaria nacional bastante pesada, pero el Gobierno Provincial nos podría ayudar. El caso de IB, por ejemplo: nos cansamos de pedir alícuota cero (0%), pero no pasa nada.

El IVA y el Reintegro de las Retenciones: Sí nos reintegran el IVA, pero el problema sigue siendo que cobramos el 10,5%, pero pagamos con el 21%, que constituye un desequilibrio fenomenal. A la AFIP no le interesa si producimos en una campaña o no, si perdimos o ganamos. Sólo quiere recaudar.

Las Retenciones: No son consideradas como un impuesto, entonces venimos perdiendo desde hace muchos años. Las retenciones son una política de Estado, y no nos quedan comprobantes; entonces, el Estado recauda dinero con las retenciones, pero nosotros tenemos muchos avatares porque, sí o sí, debemos absorberlas, y estamos perdiendo. Por eso, entiendo que las retenciones deberían desaparecer.

Impuestos en Tucumán: Hay casos de tributos donde tenemos entre dos y tres imposiciones. Por ejemplo: hoy no podemos canjear los granos por otros productos como agroquímicos.

Comentarios