Crimen de Sheila: juicio por femicidio a su tío

El juez de San Martín Mariano Grammatico formalizó este martes la detención de los tíos de Sheila y ahora ambos deberán afrontar el juicio en su contra como coautores del crimen.

El fiscal a cargo de la investigación del crimen de la nena de 10 años, Gustavo Garracedo, solicitó el lunes la detención formal de Fabián Gonzalez Rojas, de 24 años, y Leonela Ayala, de 25, al determinar que ambos fueron coautores del asesinato.

Según la acusación fiscal a la que accedió Noticias Argentinas, Gonzalez Rojas quedó formalmente acusado como coautor del delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por tratarse de un femicidio”. Mientras que Ayala, hermana del padre de la víctima, está acusada por el delito de “homicidio agravado por alevosía” en calidad de coautora.

Para el fiscal, “los imputados Gonzalez y Ayala luego de dar muerte a Sheila, la embolsaron y embalaron con una bolsa de consorcio y cintas, y mantuvieron el cuerpo un tiempo en su vivienda cerrado herméticamente, quienes al verse acorralados por la constante presencia y tareas llevadas a cabo por las fuerzas policiales, intentaron deshacerse del cuerpo”.

En la solicitud realizada al juez, Carracedo indicó además que “de los informes médicos realizados a los imputados surge que ambos poseen lesiones traumáticas de residente data, las que podría tratarse de lesiones de defensa producidas por la menor al intentar en forma infructuosa defenderse ante el ataque de dos personas que la superaron en fuerza y tamaño”.

En el escrito, el fiscal detalla que el cuerpo de Sheila fue hallado luego de que un menor alertara a la policía sobre un fuerte olor a podrido que salía de entre la pared de su casa y el hueco de la pared de un galpón lindante. Así fue como los efectivos subieron al primer piso de la edificación y observaron basura tirada en el espacio mencionado entre las paredes que delimitan el barrio “Campo Tupasy” y el galpón, y allí una bolsa de nylon negra en la que fue encontrado el cuerpo de Sheila.

Tras el hallazgo, los ahora imputados fueron aprehendidos, y los efectivos que participaron del operativo realizaron allanamientos en los domicilios en los que se secuestraron diversas prendas de vestir tanto de los imputados como ropa que sería de la víctima.

La autopsia determinó que la menor fue estrangulada con una sábana que le produjo la asfixia mecánica por compresión cervical, lo que la llevó a su muerte a consecuencia de un paro cardiorespiratorio traumático y que los agresores no le dieron de comer a la nena mientras estuvo con vida.

Si bien no hay pruebas hasta el momento, el fiscal no descarta el intento de abuso sexual y para ello espera los resultados de los estudios complementarios que se le realizaron al cuerpo de la niña.

Comentarios