La ex presidenta Cristina de Kirchner presentó un comunicado este martes a sus compañeros senadores a través del jefe de bancada del FpV en la Cámara alta, Marcelo Fuentes, que participó en la reunión de Labor Parlamentaria. En él, aceptó los allanamientos pedidos por el juez federal Claudio Bonadio pero puso condicionamientos.

“Quiero dirigirme, en primer lugar, a los senadores y senadoras que, de distintas bancadas opositoras, se hicieron cargo de los críticos momentos que atraviesa el Estado de Derecho y el sistema de representación democrático en Argentina y no prestaron quorum para autorizar el -literalmente- inédito pedido de allanamiento múltiple sobre mi vivienda en esta ciudad y El Calafate y mi domicilio en la ciudad de Río Gallegos“, comienza el texto de la senadora.

“Tengo muy claro que dicha actitud no fue por solidaridad personal ni ‘corporativa’, sino que, por el contrario, obedeció a la firme decisión política de no convalidar la utilización del Poder Judicial como instrumento de persecución política a los opositores y de distracción mediática para la población”, continuó.

La expresidenta continuó que en su texto que no tiene “ningún inconveniente” en que el cuerpo que integra autorice lo solicitado por el magistrado Claudio Bonadio. 

“Corresponde aclarar que esta decisión no implica convalidar la irracionalidad de las medidas dispuestas por Bonadío en su cruzada persecutoria contra mi persona, sino que tiene por principal objetivo terminar, de una vez por todas, con el show montado alrededor de estos allanamientos sin fundamentos”, explicó Cristina.

A pesar de la autorización, la exmandataria realizó una serie de pedidos condicionantes. Así solicitó que el Senado garantice que las medidas que se lleven adelante sean para garantizar pruebas relacionadas con la investigación y pidió que no se tomen imágenes de sus viviendas para difundir posteriormente en los medios.

En este sentido, solicitó que no ingresen ni cámaras de televisión, ni fotográficas y que estén presentes sus abogados, al efecto de garantizar su defensa y el control de legalidad de los allanamientos.

También solicitó que se hagan presentes durante los procedimientos un senador o senadora, designados por ella misma, al efecto de garantizar lo que disponga y ordene la Cámara de senadores. 

Además, pidió que se resguarden los objetos de uso personal y de aquellos que conformen el “ajuar de las casas”. “Para ser más clara señores senadores y señoras senadoras: si encuentran lingotes de oro, millones de dólares o piedras preciosas en bolsas, se los pueden llevar; pero si encuentran un anillo o un collar, está claro que son objetos de mi uso personal”, expresó.

Por último, exigió que Bonadio “no rompa nada y disponga que se utilicen los instrumentos técnicos necesarios con los que cuentan las fuerzas de seguridad y los organismos de inteligencia, para escanear paredes, divisiones y/o cielo rasos de durlock”. 

“Debo aclarar que en mis viviendas se empleó esta forma de construcción, especialmente en mi casa de El Calafate”, expresó y aclaró que en esta solicitud no la movilizaba sólo el impedir el daño material que se pudiera ocasionar, sino el daño emocional y apeló al fallecimiento de Néstor Kirchner ocurrido en 27 de octubre de 2010.

“Es que, en mi casa de El Calafate, el 27 de octubre de 2010, se produjo el momento más doloroso de mi vida y por lo tanto su preservación tal como está es, para mí y para mi familia, muy importante”, señaló.

La carta con la autorización a allanar sus viviendas se conoce el mismo día en el que está convocada una marcha oficialista para solicitar que el Senado, avale tanto el pedido de Bonadio como que apruebe el proyecto de Extinción de Dominio que busca regular qué hacer con los bienes de la corrupción.

Comentarios