La titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, contrató como responsable de prensa a una consultora ligada al PRO y que se dedica nada menos que al lobbying, lo cual pone a la funcionaria en el centro de las críticas.

Consuasor, fundada en 2005, fue contratada por la OA a comienzos del año pasado. Entre sus servicios ofrecidos en la web, figura la estrategia comunicacional y el análisis de “riesgo político-regulatorio”. También el lobbying, es decir, la representación de intereses privados ante el Estado, según publicó el diario Página 12.

De modo que la Secretaría de Etica Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción (tal es el nombre formal de la OA), una de cuyas tareas es investigar el cruce de intereses estatales y privados, se encuentra ante el escenario de pagar a una consultora que también trabaja para empresas que buscan incidir en políticas públcias. La consultora detalla su oferta de este modo:

El artículo 2 de la ley de Etica Pública, directriz de la OA, establece que el funcionario debe “velar en todos sus actos por los intereses del Estado, orientados a la satisfacción del bienestar general, privilegiando de esa manera el interés público sobre el particular”.

En tanto, el artículo 13 impone que “es incompatible con el ejercicio de la función pública dirigir, administrar, representar, patrocinar, asesorar, o, de cualquier otra forma, prestar servicios a quien gestione o tenga una concesión o sea proveedor del Estado”.

La frontera bifuncional de la consultora contratada por Alonso choca con lo estipulado.

Desde 2015, Anticorrupción ha contado con el área regular de Prensa y con jefes designados ad hoc. La particularidad de la dependencia a cargo de Alonso es la alta rotación de “prenseros”: al menos tres en dos años.

Los fundadores de Consuasor son tres jóvenes que estudiaron en la Universidad Católica, uno de los cuales, Juan Gentile, conocido como Juano, falleció el 25 de septiembre pasado, a los 34 años. Fue jefe de prensa del bloque PRO en el Congreso entre 2008 y 2012, responsable de prensa del PRO entre 2012 y 2015, y subsecretario de Comunicación Pública desde el inicio del gobierno de Macri. La muerte por enfermedad del joven, oriundo de la localidad de 9 de Julio, provocó un fuerte impacto entre funcionarios y periodistas, que valoraban su carácter siempre afable.

Gentile fue un cercano colaborador de Federico Pinedo en la Cámara de Diputados. Parte del área de prensa de Pinedo es manejada por la consultora hasta el día de hoy, en otro hecho poco usual.

Sosa Liprandi, en tanto, fue gerente de Comunicaciones del PAMI entre 2012 y 2015 bajo la dirección de Luciano Di Césare, durante el gobierno anterior.

Al producirse el cambio de mando nacional, en diciembre de 2015, Sosa Liprandi retomó la silla de Consuasor, aunque con la función ambigua antes descripta, y Gentile ingresó a la Casa Rosada.

El tercer socio fundador de Consuasor es Alejandro Giúdice, ex jefe de Relaciones Institucionales de Walmart.

Comentarios