La aventura en Madrid fue corta para Juan Martín del Potro. El tandilense, de regreso tras los dos Masters 1000 en Estados Unidos en canchas duras, superó el debut la semana pasada y luego fue eliminado en octavos de final. Este miércoles, el Nº6 del mundo juega con el ascendente Stefanos Tsitsipas en Roma, el quinto Masters 1000 de este año, tercero y último en arcilla.

Sin dudas, Del Potro quiere olvidarse lo antes posible de la despedida en la capital española ante el serbio Dusan Lajovic, quien figuraba 95º y subió 29 posiciones. Esta vez, su primer paso exige un riesgo casi mayor que el de Madrid, donde se impuso en su primer choque al bosnio Damir Dzumhur (32º).

El punto a tener en cuenta es que Tsitsipas (43º) llega en subida, con mucha confianza. El griego tiene 19 años, 10 menos que La Torre de Tandil, y 15 de sus 19 triunfos en el circuito mayor de la ATP fueron en 2018. Su pico fue Barcelona, donde sólo lo frenó Rafael Nadal en la final, tras haber dejado afuera a Dominic Thiem. Pensar que luego fue el austríaco quien le puso fin a la racha invicta de 21 partidos y 50 sets en arcilla del español, en Madrid.

Por eso el griego llega en alza, con tres victorias sobre Top 10 en su corta trayectoria profesional, dos en el último mes, y además hizo semifinales en Estoril. Por eso, Del Potro sabe que debe jugar con autoridad, tratar de dominarlo y no desaprovechar las chances contra un joven que arriesga y tiene mucha fe. Si gana, le tocará en octavos con el belga David Goffin (10º).

En tanto, Diego Schwartzman (15º) juega por primera vez con el francés Benoit Paire (52º). El argentino viene de ganarle por cuarta vez en la misma cantidad de partidos en el año -y en total- al chileno Nicolás Jarry (62º) y un triunfo sobre el galo le dará el boleto a octavos. Allí se cruzará con el croata Marin Cilic (5º) o el estadounidense Ryan Harrison (57º).

Comentarios