A una mujer le amputaron su pierna derecha tras someterse a una liposucción de abdomen con transferencia de glúteos en una clínica privada del barrio porteño de Colegiales.

Mariela Ayala cumplió años el pasado 6 de junio y como regalo había elegido una liposucción de abdomen sin saber que su vida iba a cambiar por completo y que tendría que sufrir la amputación de su pierna derecha.

A través de las redes sociales, la joven denuncia haber sido víctima de mala praxis en una clínica privada de Colegiales y alerta a otras mujeres para que no pasen por esa pesadilla.

Antes de la tragedia, Ayala acudió a un médico especialista en cirugía plástica, estética y reparadora, con el que decidió llevar adelante la intervención. Sin embargo, a los pocos días debió asistir de urgencia a la guardia del Hospital Churruca, por fuertes dolores en la espalda y allí descubrieron una enorme infección en su cuerpo, que obligó a los médicos a realizar una amputación infracondilea (es decir, a la altura de la tibia).

El principal acusado por parte de la paciente y de su abogado es el cirujano plástico, un extranjero, que efectuó la operación en el quirófano de un instituto de Colegiales. Por la intervención, Mariela había abonado la suma de 30.000 pesos, una cifra mucho menor a lo que sale esta operación, según expresó su defensor.

“Me dio un recibo por una parte que fue la que aboné con tarjeta, del saldo en efectivo no tengo comprobante”, explicó Ayala. En diálogo con este medio, la joven, que hoy vive con su pareja y está intentando salir adelante, pidió “justicia” e hizo hincapié en “advertir a otras mujeres que tengan cuidado dónde se tratan, porque lo barato sale caro”.

Comentarios