En una muestra de estupidez, un visitante decidió bajarse de su auto para mirar de cerca el majestuoso ejemplar de más de 900 kilos.

Lindsey Jones grabó desde la seguridad de un vehículo la escena alarmante que arrancó con el hombre golpeando su pecho para atraer la atención del bisonte.

A su vez, el animal se acercó y hasta estuvo a punto de cargar con fuerza contra el hombre, que no tenía ni una posibilidad de sobrevivir a ser embestido por semejante bestia.

Comentarios