Dos jujeños fueron detenidos por la policía al ser sospechosos de haber estafado, mediante el cuento del tío, a varias personas en esta provincia. Los pesquisas creen que podrían haber obtenido casi $1 millón realizando casi la misma operatoria.

El último hecho se produjo la semana pasada. Uno de los integrantes de la banda llamó por teléfono a la casa de una mujer de 80 años. Uno de los estafadores, haciéndose pasar por un hijo de la mujer, le dijo: “mamá, mirá que los billetes de $100 no van a valer más. Justo estoy en el banco y te voy a mandar a un hombre así te busque la plata y la podamos cambiar”.

La víctima, según consta en el parte policial, buscó entre sus pertenencias todos los billetes de esa denominación. En total, habría embolsado unos $40.000 y se los entregó a la persona que debía pasar por su casa, tal como había acordado. Horas después, al no tener novedades, llamó a su hijo y este le dijo que nunca se había comunicado con ella y que la habían engañado.

Un hecho similar se produjo el 2 de marzo. Una mujer de 92 años también recibió el llamado de una supuesta hija que le pedía que cambiara los billetes de $100. En este caso, el embaucador se hizo pasar por empleado del Banco Nación.

Un equipo de la división Delitos contra la Propiedad, al mando de los comisarios José Díaz y Ángel Álvarez, obtuvo algunas imágenes registradas por las cámaras de seguridad de comercios y viviendas cercanas a la de la víctima. Se vio el rostro de un sospechoso, pero no se lo pudo identificar. Sin embargo, un testigo les confirmó a los policías que el embaucador se movía en un auto blanco y aportó su dominio.

Así se pudo establecer que los integrantes de la banda eran jujeños. Además, al hacer un registro de lo que sucedía en todas las fiscalías, se descubrió que habrían cometido al menos cuatro estafas más.

Y eran similares porque los testigos siempre aportaban algún tipo de dato que era parecido. Además, en la mayoría de los casos estuvo en el lugar o en las cercanías un vehículo blanco. Incluso uno de los estafadores, según las víctimas, tenía las mismas características físicas.

Los investigadores sospecharon entonces que los acusados viajaban regularmente a la provincia donde permanecían hasta cometían dos o tres hechos y regresaban a Jujuy. Por ese motivo, realizaron tareas de inteligencia para poder dar con ellos. Finalmente fueron ubicados ayer cuando se preparaban para alojarse en la ciudad. Quedaron a disposición de la fiscala Adriana Giannoni.

Fuente: La Gaceta

Comentarios