El ex secretario privado del ex ministro de Planificación Julio De VidoJosé María “el Vasco” Olazagasti -uno de los dos ex funcionarios que permanecían prófugos luego de los pedidos de detención del juez Claudio Bonadio– se entregó ayer a la Justicia, y quedó detenido. Sólo queda un prófugo: Claudio Uberti, ex titular del Órgano de Control de Concesiones Viales (Ocovi).

Este último es conocido por ser el referente del oficialismo que viajaba con Guido Antonini Wilson cuando fue descubierto al llegar a la Argentina con una valija que contenía U$S 800.000.

Olazagasti se desempeñó como secretario privado del ex ministro de Planificación Federal, pero además está vinculado, junto con Uberti, con la denominada “diplomacia paralela” con Venezuela, denunciada en su momento por el ex embajador Eduardo Sadous, condenado luego al destierro por el kirchnerismo al revelar una trama de negocios y sobornos con el gobierno del fallecido Hugo Chávez.

El pedido de detención de Olazagasti y de Uberti se produjo tras los testimonios, el viernes pasado, de los empresarios Carlos Wagner, dueño de la constructora Esuco, y el ejecutivo de Techint Luis Betnaza, que brindó detalles sobre los aportes al gobierno kirchnerista para evitar la expropiación de la empresa Sidor en Venezuela, entre otras irregularidades.

Olazagasti, que también fue “jefe de ceremonial” del Ministerio de Planificación y ocupó un cargo en la AFI sobre el fin del kirchnerismo, se entregó en la sede de la pOlicía Federal de Palermo, y fue trasladado a la División Drogas Peligrosas de esa fuerza. Allí también fueron trasladados los empresarios Juan Carlos Lascurain -ex UTA- y Raúl Vertúa, del sector de la construcción, que tenían también pedido de detención y serán indagados durante la jornada de hoy.

Uberti, es el único que queda prófugo. Según el registro de la Dirección Nacional de Migraciones, no salió del país, aunque la última vez que se lo vio fue al salir del country en el que tiene su domicilio.

Comentarios