Uno de los cinco integrantes de una banda que habría participado del crimen del chofer Martín Quipildor fue detenido ayer por la Policía en un operativo que se realizó en San Cayetano. El arrestado es hijo de un suboficial de Policía que pasó a disponibilidad.

El jueves por la noche, un grupo de jóvenes sorprendió a un joven para robarle la moto. El cuñado de la víctima intentó ayudarlo gritándole: “¡Alto, Policía!”. Pero los delincuentes hicieron varios disparos. Uno de ellos impactó en la nuca de Quipildor, que se encontraba en el interior de su vivienda. El joven chofer murió el sábado por la tarde.

Los investigadores de la ex Brigada Capital averiguaron que en el hecho podrían estar involucrados un grupo de jóvenes del barrio que se dedicaban al robo de motocicletas. Ayer por la mañana, en un procedimiento dirigido por los comisarios Daniel Robles, Valeria GiménezCristian Peralta y Jorge Dib, allanaron nueve viviendas.

En los operativos secuestraron al menos siete motos. Una de ellas había sido robada hace dos días en un asalto y las otras habrían sido utilizadas en el crimen. También encontraron un arma de fuego y detuvieron a dos jóvenes. Uno por ser sospechoso del crimen y el otro por haber intentado evitar que se realice la medida judicial.

“El detenido ya se encuentra disposición de la Justicia, al igual que su padre. Hemos tomado la decisión de actuar rápidamente”, dijo el ministro de Seguridad, Claudio Maley.

Comentarios