Dos robos a manos de desconocidos en motovehículos ocurrieron el miércoles con diferencia de una hora en distintos puntos de la capital. En ambos casos, las víctimas (hombres de 65 y 66 años, respectivamente), resultaron heridas por sus asaltantes.

Uno de los ataques sucedió a las 14, en calle Rivadavia 1.900. Juan Bautista González (66) llegaba a casa de su hija cuando dos hombres en motocicleta subieron a la vereda y lo arrinconaron. Uno de ellos se bajó de la moto y lo persiguió, mientras él gritaba por ayuda. “Ahí me caí para la m… Cuando viene el vago, le tiro con la mochila, y él hace los dos tiros”, explicó. Una de las balas impactó en el piso; la otra le hirió el pie y quedó alojada en su zapato. “Cuando conversaba con mi hija, sentí que me ardía el pie. Me saqué el zapato y había sangre”, siguió. Poco después, el yerno de Juan lo llevó hasta el Centro de Salud. “Ahí nomás me curaron y me dieron el alta; me dijeron que (la herida) era superficial”, detalló.

RELOJERO. Juan Bautista González (66) volvió a trabajar después del asalto.

Los ladrones huyeron por Rivadavia, y se llevaron la mochila, en la que llevaba relojes que debía entregar a unos clientes de su relojería.

A pesar de todo, Juan se presentó ayer a su puesto de trabajo, en Maipú al 200. Llevaba consigo las balas que su yerno encontró en la escena para radicar la denuncia en la comisaría 5ta. “En el hospital me tomaron la declaración pero no me dieron (ningún papel). Esta tarde voy a la comisaría”, dijo.

EVIDENCIA. Las balas halladas en el zapato de Juan y en la escena del crimen.

En motocarro

El otro asalto ocurrió a las 13, en el cruce de Avenida Colón con General Paz. Luis Walter Mato (65) salía de un banco cuando fue interceptado por dos hombres que circulaban en un motocarro. “Sentí uno que me agarraba de atrás; pensaba que me estaban haciendo una broma. Después me pegó un puntazo en la espalda y me di cuenta de que me estaban asaltando”, contó.

Luis se resistió y recibió una puñalada en el abdomen. “Ahí me sacó la billetera, pero yo no tenía nada; sólo tarjetas y documentos”. Los atacantes escaparon a contramano por la avenida mientras Luis era atendido por transeúntes.

Fue trasladado hasta el Centro de Salud, donde fue operado. Ayer recobró fuerzas y podría ser dado de alta hoy. “Me siento bien. Ya estuve descansando, y hasta he caminado”, contó.

Comentarios