Fue un tormento. Duro varios meses. Una adolescente no sabía cómo reaccionar ante cada ataque sexual. Además estaba amenazada. Al principio fue un abuso y después pasó a una violación. El agresor era su propio hermano. La diferencia de edad es muy alta. El hermano mayor tiene 30 años; ella apenas 14. El sufrimiento de la chica se convirtió en un calvario. Nadie sabía nada hasta que la adolescente quedó embarazada. Creció la panza y fue una manera de hacerle saber a los demás que estaba siendo atacada en su propia casa y por su propio hermano.

El hecho ocurrió en Concepción. Cuando la adolescente quedó embarazada, el caso llegó a tribunales. Se ordenó la detención del violador. En ese momento intervino la UFI en Violencia de Género, Intrafamiliar y Abuso Sexual del Centro Judicial Concepción, a cargo del doctor Héctor Fabián Assad.

Una hermana de la adolescente embarazada fue citada a una entrevista en Cámara Gesell. La chica, menor de edad, relató que otro hermano también abusaba de las dos hermanas. Hasta el momento había un solo detenido y una adolescente embarazada.

En base a esa declaración, la fiscalía interviniente pidió la detención del otro hermano. La orden fue emitida por la jueza Elena Grellet. El miércoles, este segundo hermano involucrado en el caso, se presentó en sede judicial y quedó detenido. Ayer, se realizó la audiencia de control de la legalidad de la detención de reformulación de cargos y requerimiento de prisión preventiva. En esa circunstancia, el juez Cristian Velázquez, dio lugar al pedido de la fiscalía por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.

Los dos hermanos abusadores quedaron detenidos, mientras las hermanas (una de ellas embarazada) reciben asistencia psicológica.

Comentarios