Fueron tres los hombres que ingresaron a la mina y sacaron al hombre que se encontraba con lesiones en las piernas, mucho frío y temor.

David Joel Idesses, de 46 años, cayó unos 40 metros, por lo que sería una chimenea, y fue alrededor de las 12 del sábado cuando alertados por un llamado telefónico sobre lo ocurrido efectivos de la Comisaría de Belén, conjuntamente con bomberos voluntarios de Santa María y rescatistas de la Minera Farallón Negro se trasladaron hasta el lugar, una mina sin actividad situada en la cima de un cerro del paraje Culampajá.

Llegaron alrededor de las 17 y constataron que el visitante había caído por un conducto que une dos túneles de la mina.

Tras realizar todo lo necesario, el bombero voluntario Cruz descendió por la chimenea vertical a una profundidad de 30 metros. Allí hizo contacto auditivo con la víctima y tras eso continuó descendiendo hasta observarlo. De allí otro bombero, Flores, y el policía Carral también ingresaron para colaborar a su colega.

La víctima se encontraba acostada con dolores en sus piernas y tras realizar la primera valoración de conciencia y ayuda psicológica, determinaron que no tenía fractura en sus miembros aunque sí expresaba mucho dolor en su espalda y hombros, entonces se procedió inmovilizarlo y colocar su cuerpo en la camilla. Así fue subido y trasladado a la ambulancia. Primero a Belén y luego a esta Capital.

Comentarios