La incertidumbre llegó a su fin en la noche del domingo a horas del plazo límite y los negociadores canadienses y estadounidenses alcanzaron a un acuerdo sobre la reforma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), informaron varios medios canadienses.

La cadena CTV aseguró que en las próximas horas los dos países ofrecerán una declaración conjunta, según una fuente de alto nivel estadounidense.

Otro canal canadiense, CBC, dijo que una fuente “de alto nivel” confirmó que un acuerdo había sido sellado en importantes capítulos de un nuevo TLCAN.

Los principales escollos entre ambas partes eran que Washington buscaba que Canadá redujera la protección a su sector lechero, algo que según un funcionario canadiense se produjo.

Ottawa, por su parte, consiguió preservar el actual sistema de solución de conflictos entre los socios del TLCAN que Estados Unidos quería modificar.

Esta nueva versión del TLCAN, un tratado vigente desde 1994 entre Estados Unidos, Canadá y México, es renegociado desde 2017 a exigencia del presidente estadounidense, Donald Trump, que lo tachó de “desastre” para su país.

Para Canadá la presión era grande, ya que Estados Unidos ya había cerrado un acuerdo con México.

Las negociaciones se desarrollaron de forma remota, a diferencia de otros ciclos de diálogos en los que la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, se había desplazado a Washington.

La expectación creció cuando el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, convocó el domingo una reunión de emergencia de su gabinete, dos horas antes del plazo establecido por Washington para cerrar la renegociación.

El anuncio se produjo después de un fin de semana entero de trabajo por videoconferencia de los negociadores para alcanzar un acuerdo de última hora para modernizar el tratado comercial.

La tensión y los augurios a cuenta gotas caracterizaron la jornada.

Más temprano, crecieron las esperanzas de que un acuerdo iba a materializarse cuando Peter Navarro, asesor de Comercio del presidente de Estados Unidos, dijo que ambas partes estaban negociando “de buena fe” y que el resultado de las conversaciones se conocería a más tardar el lunes por la mañana.

“Puedo decirles esto: tendrán noticias mañana, de una forma u otra, que serán importantes y tal vez puedan remover a los mercados”, dijo el domingo en la cadena televisiva Fox News.
Maestro negociador, en su declaración Navarro recordó que el plazo vencía a la medianoche (local) del domingo, a fin de poder transmitir al Congreso el texto del acuerdo.

A Canadá también le interesaba tener la seguridad de que, si firma el acuerdo, se levantaría la amenaza de aranceles a su industria automotriz, a menudo blandida por el presidente Trump en el marco de su guerra comercial con el exterior.

El calendario electoral complicaba las cosas para los negociadores canadienses. Las concesiones en el sector lácteo serían muy mal recibidas en Quebec, que está llamada el lunes a las urnas para designar al próximo gobierno de esta importante provincia francófona.

Los principales partidos de Quebec y las organizaciones de agricultores defienden firmemente el sistema de “administración de la oferta”, que controla la producción y el precio de la leche y las aves de corral y además garantiza ingresos estables para los agricultores canadienses.

Comentarios