En medio de la turbulencia cambiaria local, acentuada por el temblor que sufre Turquía y su moneda, la lira, este mediodía el organismo monetario que conduce Luis Caputo anunció un cronograma preciso para atacar el problema de las Lebacs.

Las Lebacs y sus vencimientos mensuales derivaron en los ya célebres “supermartes”, donde se producían vencimientos de entre 500.000 y 600.000 millones de pesos.

Ahora el Central tomó decisiones concretas.

Los bancos no podrán participar más de las licitaciones de Lebacs. Las entidades podrán aplicar sus pesos a Letras de Liquidez o Nobacs a un año.

El resto de los inversores deberá conformarse con un stock cada vez menor de Lebacs. Mañana vencen $ 330.000 millones de este sector del mercado pero se ofrecerán solo $ 230.000 millones. Las renovaciones menores que los vencimientos seguirán así hasta diciembre.

A fin de año no debería haber una sola Lebac en circulación. Y el BCRA emitirá deuda que solo podrán comprar los bancos. Quienes no puedan quedarse dentro de las Lebacs deberán irse a otros instrumentos: bonos, plazos fijos o… dólares.

Está claro que el Gobierno no quiere congelar el dólar en un precio determinado. Aceptará las tendencias globales, que hoy llevan a las monedas emergentes a devaluarse contra el dólar Cierto es que el peso argentino está en un club de monedas que más sufren. En ese club están la lira turca, el rublo ruso y el rand sudafricano.​

 

Comentarios