El aumento del gas, la luz y la inminente suba de los combustibles jaquean a la economía. Es por eso que los empresarios pedirán al cuerpo deliberativo de la ciudad que revise la tarifa del transporte público de pasajeros.

Según el modelo de costos aplicado en Córdoba, donde la tarifa del colectivo es la más cara del país, el boleto en Tucumán tendría que costar un poco más de $15. Es decir, un 50% más del valor actual.

La situación podría agravarse a partir de 2018 si Nación no consensua una política tarifaria a aplicar en todo el país, teniendo en cuenta el anuncio del Ministerio de Transporte de congelar subsidios y de una reducción de un 6% en las partidas.

Esto hará casi imposible afrontar las nuevas actualizaciones salariales como también el costo del mantenimiento de la flota y la incorporación de nuevas unidades, señalaron desde AETAT.

“Desde hace un año estamos con una tarifa totalmente desactualizada”, señaló Daniel Orell, presidente de AETAT. “Hay indicios de incrementos mensuales que no nos permitirían recuperar los déficits que venimos acarreando” concluyó.

Comentarios