Eso representa una depreciación momentánea del peso de casi 1,4 por ciento. En otros términos: el mercado parece haber pasado por alto el aumento de la tasa de interés de referencia dispuesto por el BCRA.

En tanto, en el segmento mayorista, y apenas reiniciadas las operaciones, el precio del billete, que el BCRA había colocado a $ 20,55 para la venta tras otro mayúsculo esfuerzo que incluyó la venta de US$ 1382 millones de las reservas, se colocó en $ 20,75. Minutos después, al comprobar los operadores que no aparecían en el sistema posturas oficiales de venta, se disparó hasta los $ 20,90, tal como había ocurrido el viernes cuando tocó un récord de $20,92 antes de la intervención oficial.

En ese momento, apenas pasadas las 11, “apareció el BCRA con posturas de venta en los $20,90 y el mercado retrocede apenas por ahora”, consignó por Twitter el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios. “Parece claro que la suba de tasas no parece haber sido suficiente”, observa el economista de Radar Consultora, Martín Alfie.

La reacción del mercado parece confirmar lo que temían analistas y operadores, algo que también advirtieron algunos bancos internacionales. En este sentido, llamó la atención la advertencia que lanzó Morgan Stanley, que señaló que al terremoto cambiario le faltaban algunos episodios más tras la suba de tasas. También pronosticó que eso obligará al BCRA a volver a “subir la tasa” para dosificar la pérdida de reservas.

El último viernes, el Banco Central vendió reservas por US$1382,1 millones para mantener la divisa a raya mientras que también subió la tasa en el mercado secundario del 27,25 a 30,25% anual. Y el miércoles había hecho una venta récord de US$1471,7 millones de sus reservas (el 2,6% del total), mientras que el jueves se desprendió de US$853,3 millones.

Además del peso argentino, las monedas mexicana, brasileña y chilena abrieron a la baja este miércoles a la espera del comunicado de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), que se conocerá esta tarde. De acuerdo con la interpretación de los analistas, mantendría estables las tasas de interés esta semana, pero podría subirlas en junio. Esa clase de medidas suele convocar a la inversión financiera hacia el dólar, con lo que agrega presión al resto de las divisas.

Comentarios