Ryan Scott Miller logró un disfraz perfecto para su hijo, fan de Star Wars. Pero el traje no sólo tiene el desafío de ser original, sino además permite a Jeremy, de 11 años, movilizarse con su silla de ruedas.

Este vehículo hecho con diferentes plásticos como Plexiglas, PVC, un sistema de iluminación LED y varias pistolas Nerf, se convirtió en la envidia de todos gracias a que Ryan demostró con mucha imaginación que el amor y el ingenio son capaces de hacer cosas maravillosas.

Miller compartió un video en el que muestra la forma en que su hijo disfruta de cada invención basada en la película de “Star Wars”, saga de la que ambos son fanáticos y que los inspiró a lograr este sueño.

Comentarios