“La sociedad no ayuda porque no quiere denunciar a las mecheras y pungas”, expresó la agente Micaela Pistán, quien es una de las encargadas de la seguridad de las peatonales del microcentro de la capital de la provincia. Mientras espera la hora para comenzar su recorrido habitual por las calles céntricas, la policía contó que los hechos de inseguridad provocados por este tipo de asaltantes, se da a diario y en cualquier horario. “Respetamos las órdenes de nuestros superiores: si la gente decide no denunciar al ladrón, no podemos detenerlo ni retener el elemento sustraído”, agregó.

Pistán manifestó que los ataques, tanto de las mecheras como de los punguistas, crecen en la época de vacaciones. “Es impresionante. Acá es un nido de mecheras. Cuantas más personas hay en el centro, más aparecen estos ladrones. Aprovechan que la gente viene a hacer compras”, añadió.

Según la agente, los primeros días del mes, cuando los trabajadores cobran el sueldo, se producen más los ataques. “Saben que las personas andan con plata o de compras; aprovechan y les roban. Hay muchos pungas también. Sobre todo roban celulares porque saben que con eso sacarán más provecho”, agregó Pistán.

Por su parte, Alexia Oviedo, dueña de un local de ropa femenina ubicada en una galería de calle Buenos Aires entre Crisóstomo y 24 de septiembre, contó que entre los mismos comerciantes de la galería tienen un grupo de Whatsapp y que entre ellos “se cuidan”. “Al tener mi local en el medio estoy menos expuesta pero las precauciones las tengo siempre. Esta galería tiene cámaras de seguridad y estamos atentos”, señaló la chica.

Además, aseguró que lo máximo que pueden hacer como comerciantes es avisar a seguridad. “Muchas veces la gente cree que las mecheras tienen un determinado aspecto pero no, puede ser cualquier persona vestida normal, por eso todo el tiempo tenés que estar atento”, agregó la comerciante.

Romina, una empleada de una lencería de la peatonal Muñecas quien prefirió que no se publicara su apellido, indicó que el grupo de mecheras que deambulan por el centro tucumano ya están identificadas y que los comerciantes permanecen atentos a esto. “Yo ubico a varias y muchas son de la misma familia. También participan varones, no son sólo mujeres”, expresó.

MOMENTOS. Policías, en una de las peatonales de la zona comercial. credito

En mayo último, los comerciantes y vecinos de barrio Sur, en particular, a lo largo de calle San Lorenzo, se habían quejado por que eran atacados, entre pungas y arrebatos, a cualquier hora del día. “Escucho gritos todo el tiempo y es gente que es atacada por los famosos motochorros”, había expresado Roberto Amaya quien es dueño de una verdulería a metros de la esquina de Las Heras y San Lorenzo.

Recomendaciones contra punguistas:

– No descuidar las pertenencias, como cartera, mochila y bolso.

– Mantener los bolsillos de los bolsos cerrados, al igual que los cierres o broches.

– Estar atentos cuando desconocidos los empujan o tratan de distraerlos.

– Mirar alrededor de manera continua para percibir si un desconocido lo sigue con insistencia.

– Estar atento en las paradas de ómnibus, peatonales o lugares de concurrencia masiva. Estos son los momentos elegidos por los delincuentes para concretar sus actos.

– No descuidarse, tanto residentes como turistas, cuando se observa vidrieras, monumentos y paisajes, o participa en eventos.

Recomendaciones sobre mecheras:

– Las mecheras actúan en comercios y aprovechan lugares donde la circulación de clientes es notoria. Ante el descuido de vendedores o personal de seguridad, ocultan los objetos en bolsas, carteras o en medio de sus propias prendas.

Ataque y detención

Quisieron arrebatar las armas de los policías

Tres personas fueron detenidas el jueves por robar y agredir a agentes policiales. Entre los golpeados, se encontraba el efectivo Carlos Mirk, bicipolicía que el 11 de junio pasado le había salvado la vida a un niño de tres años que asfixiaba. El menor se había ahogado con un caramelo en Plaza Independencia. “Terminaron aprehendidas por atentado y resistencia a la autoridad, ya que agredieron a los policías e incluso intentaron arrebatarles las armas reglamentarias”, manifestó José Labrin, jefe de la Guardia Urbana.

Comentarios