Partido para la historia en La Ciudadela. San Martín necesitaba al menos un empate ante Villa Dálmine (contaba con ventaja deportiva) para seguir en carrera por el segundo ascenso a Primera que brinda el Reducido de la B Nacional, y así lo hizo, pero con angustia hasta el final.

El Viola sorprendió en los primeros minutos al ponerse rápidamente en ventaja a través de Burzio en un primer momento, y luego de Rivadero, en un 2 a 0 impensado por los miles de hinchas del Santo que coparon el estadio. Así llegó el descanso del entretiempo con incertidumbre.

Forestello tocó la parte emotiva de los jugadores en la charla y sus dirigidos salieron con todo a buscar el premio que llegaría al final. Con insistencia atacaban a su rival, aunque sin buenos resultados hasta mediados del segundo tiempo, cuando primero logró descontar a través de Franco Costa, y minutos después llegó al empate con un buen cabezazo de Bieler.

La fiesta se desataba en Ciudadela, pero iba a sufrir unos minutos más, porque inmediatamente, Dálmine se volvió a poner en ventaja con un tanto de López, luego de una mala salida del arquero Arce.

Sin embargo, el Santo no se dio por vencido, empujó y buscó con mucho ímpetu, y ya en tiempo de descuento, Galeano logró convertir tras una serie de rebotes en el área, y puso el 3 a 3 definitivo que clasifica a San Martín para jugar la semifinal del Reducido por un lugar en Primera.

También empataron en primera hora, Sarmiento de Junín frente a Instituto y Brown de Adrogué frente a Rafaela, ambos partidos 0-0 y clasificó a los locales por tener la ventaja deportiva. Así, Sarmiento, Brown y San Martín esperan su rival para semifinales que terminará de definirse mañana con el partido que disputarán Almagro y Agropecuario.

Si gana o empata Almagro, el rival del Santo será Brown de Adrogué, de lo contrario, su rival será Agropecuario.

Las semifinales se juegan ida y vuelta y los de Forestello definirán en casa y nuevamente contarán con la ventaja deportiva.

Comentarios