Argumenta que el empresario, a cargo de 1.200 empleados, “viene omitiendo depositar aportes previsionales que retiene a sus trabajadores, desde hace no menos de dieciocho meses“.

Y sigue, “la intencionalidad dolosa del imputado en la comisión del delito resulta evidente y palmaria, a la luz de la sistematicidad de los ilícitos, que se cometieron en el mismo período histórico en el que adquiría los establecimientos industriales Ingenio Concepción e Ingenio Marapa, con inversiones millonarias“.

Comentarios