La Cámara de Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA) denunció el cierre de más de 70 fábrica desde el 2016 hasta la fecha, y la caída de 13.000 empleos en toda la cadena de valor del cuero debido a la merma en el consumo, el brutal aumento de las importaciones, la suba de tarifas, las elevadas tasas de interés, y la presión tributaria.

Ariel Aguilar, representante de la Cámara, aseguró en una entrevista a C5N que se perdieron 3.000 empleos en la rama manufactura, otros 3.000 con el cierre de 25 curtiembres y 7.000 a partir de la quiebre de 300 fábricas de calzado.

“Es parte de una política estructural que no apunta incrementar la producción, el trabajo y redistribución del ingreso”, aseguró.

Las causas son la caída del consumo, aumento de las importaciones, suba de tarifas y tasas de interés. Aguilar explicó que las compras en el exterior de carteras de cuero y símil, billeteras, cinturones, bolsos, mochilas, ropa de cuero y demás ya habían aumentado un 75% en los dos últimos años, en relación a 2015.

“En el contexto actual, con una caída del consumo del mercado interno de un promedio del 30%, esta suba profundiza aún más la crisis de nuestro sector. Lo más preocupante es que una de las condiciones de la firma del acuerdo con el FMI plantea más apertura comercial y claramente en nuestro sector esto se confirma”, destacó Aguilar.

Comentarios