La polémica por los canjes de pasajes con los que los legisladores nacionales incrementan sus ingresos mensuales no cesa. Ahora el senador Miguel Ángel Pichetto, jefe del interbloque Argentina Federal, pidió elevar las dietas en el Congreso.

“Hay que tener una remuneración acorde a la tarea que se lleva adelante y eliminar todo concepto adicional que ensucie la cancha. Se lo debería equiparar al salario de un juez de Cámara Federal. Entiendo que aún descontando ganancias, sería un haber razonable”, aseguró.

Según publica diario Clarín, la dieta de un senador nacional, con adicionales como desarraigo, actuamente es de unos $120.000 en mano. La de un diputado es algo menor. Un camarista Federal, con antigüedad, puede cobrar alrededor de $ 180.000, y a diferencia de los legisladores no recibe descuentos por Ganancias.

El macrista Pablo Tonelli había realizado una propuesta similar a la de Pichetto. El fin de semana, el diputado sostuvo que lo mejor sería “incorporar el monto de los pasajes a la dieta y terminar con ese sistema de cambios de pasajes”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó (Cambiemos), elevará esta semana a sus pares de la oposición una iniciativa para modificar esa especie de «sobresueldo encubierto» que reciben los legisladores.

Monzó propondrá que todos los diputados, sean de la Capital o del interior, reciban un plus para afrontar «gastos de movilidad» que les permita trasladarse desde y hacia el Congreso.

Ese plus por movilidad -que se cobraría por fuera de la dieta y de los gastos de representación que perciben mensualmente los legisladores- puede traducirse en pasajes (aéreos o terrestres) o bien en dinero en efectivo si el diputado opta por trasladarse por sus propios medios.

«Esto es solo un borrador, una propuesta que elaboramos con mi equipo de trabajo. La voy a someter a discusión de todos los jefes de bloque y veremos qué resolución tomamos. Puede ser que prospere esta iniciativa u otra; de cualquier manera, todo será por consenso», aseguró Monzó al diario La Nación.

Comentarios