El lanzamiento más esperado finalmente sucedió y el presidente de SpaceX logró poner en órbita al cohete Falcon Heavy y al auto eléctrico Tesla.

El conductor del automóvil captó la atención debido a que se trata de un maniquí y lleva puesto el nuevo traje espacial de la compañía. Musk bautizó al astronauta como “Starman” en referencia a la canción de David Bowie y que además sonaba de fondo.

Debido a que la tercera explosión para propulsar los módulos superó las expectativas, automáticamente el vehículo cambió de trayectoria y esta será entre el cinturón que une a Marte con Júpiter.

Comentarios