Wall Street adora el cannabis y se lanza hacia empresas especializadas con inversionistas que apuestan masivamente al creciente apetito por los efectos terapéuticos o psicoactivos de la hierba.

La acción de Tilray, una firma canadiense que cotiza en Nueva York, aumentó 38.12%, a 214.06 dólares. En lo que va de septiembre han ganado 228%.

Tilray debutó en Wall Street a mediados de julio con un precio de 17 dólares y ahora tiene un valor bursátil de 20,000 millones de dólares.

En Wall Street florecen empresas de cannabis

Cronos, otra empresa canadiense de cannabis que cotiza en Wall Street ganó 9.78%, mientras que  Canopy Growth, retrocedió 4.89%.

Tilray había subido el martes 29% tras ser autorizada por las autoridades sanitarias de Estados Unidos a enviar cannabis para uso terapéutico en el marco de ensayos clínicos.

Su CEO, Brendan Kennedy, estimuló más a los inversionistas al declarar que vendedores de bebidas alcohólicas y laboratorios farmacéuticos quieren quedar cubierto del entusiasmo por el cannabis.

Kennedy dijo que las farmacéuticas precisan protegerse ante el riesgo de que el cannabis sustituya, por ejemplo, a los analgésicos.

Paralelamente, “creo que todas las empresas distribuidoras de alcohol deberían entrar en el sector”, añadió. “Es buena oportunidad a nivel mundial”, afirmó el directivo de la firma canadiense.

Negocio millonario

Kennedy sostiene que el cannabis se encamina a generar un volumen de negocios de 150,000 millones de dólares.

Constellation Brands, dueña de las cervezas Modelo y Corona, invirtió 4,000 millones de dólares en la canadiense Canopy Growth.

La cervecera Molson Coors también buscó una alianza con Hydropothecary para fabricar bebidas con infusión de cannabis.

Coca-Cola indicó el lunes que está estudiando la creciente utilización mundial del CBD, un principio no psicoactivo del cannabis, como ingrediente de algunas bebidas.

La industria del cannabis “es un sector que evidentemente observamos, la cuestión es saber en qué punto se normalizará”, dijo Quincy Krosby, directora de Inversiones de Prudential. A su juicio, los inversionistas se enfriaron cuando un artículo de la publicación Político mencionó la posibilidad de que quienes pongan dinero en la industria de la mariguana tengan luego problemas para entrar a Estados Unidos.

Las leyes federales estadounidenses prohíben el cultivo, venta y utilización de la mariguana.  Pero 29 estados autorizan su uso médico y unos pocos el consumo recreativo.

Canadá se convertirá el 17 de octubre en el segundo país de América que legaliza el cannabis recreativo, cinco años después que Uruguay. La legalización tendrá efectos en sectores como el de cigarrillos o algunas compañías agroalimentarias.

Comentarios