El coleccionista de videojuegos estadounidense Julian Turner no podía imaginarse la sorprendente compra que iba a hacer sin pretenderlo, según informó Kotaku.

Turner fue a un mercado de segunda mano a adquirir unos cartuchos de videojuegos de Nintendo del año 1984. Cuando llegó a casa y los abrió descubrió dentro de ellos… nada menos que cuatro bolsas de droga.

En primer lugar, Turner se fijó en que las versiones de los cartuchos de ‘Rollergames’ y ‘Golf’ eran las que habitualmente se vendían en Australia y Europa, pero no en su estado de Georgia, por ejemplo. En ese momento, Turner se fijó más aún en los juegos, ya que además  los cartuchos pesaban más de lo normal. Tras abrirlos se quedó boquiabierto: cada cartucho contenía dos bolsas de droga. Al asustarse, el coleccionista decidió llamar a la policía y grabó en video todo lo de que se le presentaba ante sus ojos.

Al parecer, las bolsas de droga ilegal llevaban décadas dentro de los cartuchos y, según revelaron las autoridades, en aquellos años sirvieron de medio de contrabando. Los oficiales del departamento de Policía de Newman también revisaron el mercado donde los juegos fueron comprados.

Curiosamente, Turner conocía otro caso parecido: en una copia de unos videojuegos otro coleccionista había hallado billetes de 5.000 dólares del año 1985.

Comentarios