Investigadores de OpenAI, el laboratorio de inteligencia artificial cofundado por Elon Musk, presentó una mano robótica que fue entrenada con sistemas de aprendizaje automático. A simple vista, este sistema prototipo denominado Dactyl no se diferencia de otras extremidades autónomas que buscan emular los movimientos de los humanos, pero mayor virtud reside en el aprendizaje que obtuvo mediante el uso de un software. Esto le permitió ejecutar tareas sencillas, como rotar un cubo de colores hasta que el lado deseado quedara hacia arriba.

“A partir de ahora buscamos que Dactyl realice tareas más complejas”, dijo Lilian Weng, miembro del equipo técnico de OpenAI, luego de entrenar la mano robótica mediante un programa de simulación en una primera etapa, para luego trasladar sus prestaciones al modelo físico. De esta forma, los investigadores lograron desarrollar una modalidad que permite reducir la dificultad a la hora de programar los movimientos complejos de estas extremidades robóticas.

Muchas de las tareas simples para un humano requieren de extensas capacitaciones en entornos reales para una mano robótica, algo que puede demandar meses o años de trabajo mediante el uso de costosos programas informáticos y asistentes humanos. Con este tipo de simulaciones en sistemas de inteligencia artificial, los robots pueden reducir el tiempo de entrenamiento en horas o días, sin necesidad de intervención de operarios.

Comentarios