Estudiantes perdió esta noche ante Santos, de Brasil, por 1 a 0, en cancha de Quilmes, por la tercera fecha del Grupo 6 de la Copa Libertadores, y resignó el liderazgo de la zona a manos de los paulistas.

El gol llegó a los 18 minutos del primer tiempo en una contra de Sasha, que tras hacer rebotar el balón en el palo derecho del arco defendido por Mariano Andújar le permitió al mediocampista Arthur Gomes empujar al fondo del arco en una clarísima posición adelantada.

La victoria parcial de los brasileños era injusta, ya que Estudiantes se constituyó hasta ese momento en claro dominador y tuvo varias llegadas, siendo la más clara un cabezazo de Jonathan Schunke que atajó Vanderlei.

Tras el gol, también Lucas Melano, de contra, desperdició una situación muy clara para empatar en un mano a mano, pero sobre el epílogo de la etapa inicial Mota la tiró afuera tras un desborde de Rodrigo, cuando la pelota se había ido del campo.

Ese hubiese sido el tiro de gracia para un Estudiantes que arrancó con buen pie esta Copa Libertadores, empatando sin goles en el debut ante Nacional, en Montevideo, para posteriormente derrotar claramente como local a Real Garcilaso, de Perú, por 3 a 0.

Esto le había permitido al «Pincha» encabezar las posiciones del Grupo 6 con cuatro unidades, pero la derrota lo dejó segundo en la zona, con los mismos puntos que Real Garcilaso, pero mejor diferencia de gol, mientras que los brasileños están ahora en la cima con seis, y los uruguayos cierran con solamente una unidad.

La jornada había empezado mal para los estudiantiles desde antes del encuentro, cuando un grupo de 15 hinchas fue detenido a instancias del Aprevide, entre ellos los dos líderes de la barra brava, los hermanos Iván Gastón Tobar y Miguel Enrique Tobar.

Esto hizo que se notara un hueco en el centro del espacio que ocupa habitualmente el núcleo fuerte de la hinchada «albirroja».

Sin embargo, la derrota del «Pincha» no estuve acorde a lo actuado por los dirigidos por Lucas Bernardi, que en el balance del encuentro fueron superiores, dominaron los espacios con el balón y los atacaron con mayor ímpetu durante un alto porcentaje del juego.

Y de hecho la mejor explicación de las razones por las que no llegó Estudiantes ni siquiera al empate hay que resumirla en la notable actuación del arquero Vanderlei, que obturó una a una las oportunidades de todos los delanteros y volantes locales, desde los que fueron titulares hasta los que los reemplazaron en el segundo tiempo.

Comentarios