Los más afectados fueron los que estuvieron largas horas sin poder conectarse a internet. Otros gozaban de conexión, pero no podían acceder a muchos de sus sitios de visita frecuente, porque estaban caídos. Para buena parte de Europa fue un apagón web.

¿Por qué este problema estuvo concentrado en el viejo continente y no afectó a otras regiones? La razón es que el origen del desperfecto estuvo en OVH, una firma francesa por la que pasan casi todos los servidores y páginas de internet europeos.

OVH es un proveedor de alojamiento web y telecomunicaciones francés. Posee una de las instalaciones de servidores más grandes en el mundo, pero la gran mayoría de sus clientes son europeos.​

La compañía reconoció rápidamente el desperfecto. “Todo el equipo trabaja en la solución del incidente que impacta a nuestra red óptica de Europa y que afecta al acceso a los servicios”, informó en un comunicado difundido este jueves.

Con el correr de las horas, el problema se fue solucionando. El grueso de los usuarios recuperó el acceso al sistema y los principales sitios ya funcionaban con normalidad.

LEA MÁS:

Comentarios