Europa sufre la ola de frío polar que ya se cobró la vida de al menos 24 personas y cubrió de nieve algunas playas del Mediterráneo.

Ante las temperaturas glaciales, de hasta -24ºC en algunas partes de Alemania y de -29ºC durante la noche en Estonia, se lanzaron advertencias respecto a la población más vulnerable, como adultos mayores y personas sin hogar, y varias ciudades proveyeron refugio de emergencia y asistencia para los más necesitados.

Polonia es el país en el que más personas murieron por esta ola de frío, con nueve fallecidos, seguida por Lituania, con cinco, y Francia, con cuatro, entre ellas un nonagenario que apareció sin vida el martes a las puertas de su residencia de adultos mayore.

En República Checa hubo tres fallecidos y dos en Rumanía, incluyendo una mujer de 83 años que fue hallada sin vida en la calle y cubierta de nieve. En Italia falleció una persona sin hogar. Este miércoles se prevé que continúen las bajas temperaturas, con hasta -12ºC en el norte de Francia y -6ºC en el sur del continente.

Comentarios