Alejandro Fantino suele ser explosivo cuando habla u opina de Boca, la Selección o algún protagonista en particular. Este lunes no se lo escuchó gritar, ni despotricar, pero tampoco le hizo falta. Sin perder la compostura pero con voz firme y un fuego que iba por dentro, el periodista se refirió a las denuncias por abuso sexual y prostitución de menores que hoy conmueve al mundo del fútbol. Y, sin nombrarla, a Natacha Jaitt, la mediática que lo mencionó como uno de los protagonistas de toda esa turbia historia.

«Yo no puedo hacerme cargo… A ver nunca le di bola cuando empezaron a generar versiones sobre mi sexualidad… Siempre lo tomé en broma. Lo de Luciano Pereyra, el Polaco Bastía… Saben que boludeo, que bromeo con eso», arrancó Fantino su programa en Radio La Red, mencionando al cantante y al volante de Colón, a quienes se los relacionó varias veces con él. Y siguió, claro.

«Entendía que todos eso era parte del juego, por ser público, por hacer un programa en TyC Sports. Pero ahora, sinceramente las últimas cosas que empezaron a hablar sobre mi persona y otros colegas… Empezó en redes y luego continuó. Y yo no sé cómo contestarlo porque si lo contestás estás avalando. Y es algo que me excede totalmente. Es parte de este juego sucio, de una Argentina que muchas veces tiene estas cosas», amplió.

Pero había más. Y aunque no dio pruebas, lo relacionó con los temas que tratan en Animales Sueltos, el programa que también conduce por la pantalla de América. «Está claro que en el ultimo tiempo nos hemos metido con gente complicada. Cuando hablás de un juez, de la voladura de la AMIA, de que va ir en cana uno… Y eso te vuelve en cosas como estas. Y después se va haciendo cada vez más grande», reflexionó.

Y aunque no se metió de lleno ni opinó sobre las denuncias tanto en Independiente como en River, sí se molestó por las versiones de que la Justicia lo tiene en la mira y, como se rumoreó el último domingo, la Policía le había allanado su casa. «Es de locos. Ayer estaba tomando mate con mi papá y me llaman preguntándome si era verdad que me estaban allanando el departamento. Y no es así. Ahí vive Miriam (Lanzoni, su ex pareja), Es mío, pero yo me fui de ahí en el 99/2000. Después me compré una casa en Tigre y después otra. Ese departamento es mío, sí. Pero está en el 7° piso y el que allanaron es otro piso», aclaró.

Y le puso un punto. Pero no final. Dolido y preocupado, Fantino adelantó que este lunes por la noche realizará un editorial sobre el tema en Animales Sueltos. Ahí, seguramente, siga descargando su furia.

Comentarios